Varios Muertos Y Heridos En Una Estampida En Marruecos

-Cristina Rodíguez- Al menos 15 personas han muerto hoy y cinco más han quedado gravemente heridas en una región rural de Marruecos por una avalancha producida durante un reparto de alimentos, según informó hoy el ministerio del Interior.

El suceso se produjo en la localidad de Sidi Bulilam, en la provincia de Esauira durante un reparto de alimentos organizado durante el zoco semanal que hoy se celebraba en la localidad.

La mayoría de las víctimas son mujeres, niños y ancianos, según las informaciones recogidas por distintos medios de comunicación que, en algunos casos, elevan la cifra de muertos hasta las 17 personas.

El portal web le360.ma explica que el reparto de alimentos era una iniciativa de un acaudalado hombre local, que pretendía así ayudar a las familias más pobres de esta región rural.

Cuando se anunció la distribución de alimentos en un almacén, 800 personas se precipitaron sobre los organizadores, que se vieron literalmente desbordados por la multitud, produciéndose tropiezos y una avalancha humana. Según el mismo portal, hay al menos 38 heridos más, de los que muchos son niños.

A petición de la Fiscalía, se ha abierto una investigación para determinar las responsabilidades del suceso.

Omar Arbi, responsable en la región de Marrakech de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH), indicó: “La zona donde ha ocurrido esta tragedia es una de las regiones más pobres de Marruecos. La mayoría de las víctimas son mujeres y estaban allí para recoger un poco de harina que distribuye una vez al año un mecenas local que preside una asociación benéfica en Casablanca. Es la cuarta vez que este hombre hacía entrega de alimentos. Al parecer es un hombre muy religioso y ha sido ya detenido”.

El mes pasado, el organismo oficial encargado de elaborar estudios estadísticos (HCP, Alto Comisariado del Plan), cifró el número de pobres en Marruecos en 3,9 millones sobre una población de 35 millones. Sin embargo, Arbi estima que esa cifra está muy por debajo de los 11 millones que, según su organización, padecen en Marruecos la miseria y la pobreza.

El accidente sobreviene poco más de un año después de que se produjera otro fatal suceso en la ciudad norteña de Alhucemas, con la muerte de un vendedor de pescado que murió triturado en un camión de basuras cuando trataba de impedir que la policía confiscase su mercancía. Aquella muerte desencadenó decenas de protestas en el Rif, en la que cientos de jóvenes pedían mejoras económicas y sociales para sacar esa región norteña de la pobreza. Solo el encarcelamiento y la persecución judicial de unos 300 activistas del Rif ha conseguido detener las protestas. Pero la miseria continúa asediando al Rif y también otras zonas del país. La sequía que padece Marruecos este año no ha hecho más que agravar el problema

Deja un comentario