Un No, No Es Un “Cónvenceme”

-Alodia Serra- Desde el 13 de noviembre de 2017, se está llevando a cabo el juicio sobre la agresión grupal del grupo “La manada”, integrado por cinco sevillanos, a una joven madrileña de 18 años durante las fiestas de los San Fermines, en Julio de 2016.

 

El hecho ocurrió en la noche del 6 de julio, durante la clásica celebración española. La chica tenía 18 años cuando ocurrió. Según declaró, conoció a los acusados en la calle. Cuando quiso marcharse, se ofrecieron a acompañarla. En el camino la metieron en la entrada de un edificio y la agredieron sexualmente, varias veces, mientras filmaban el hecho. A las pocas horas de la denuncia de la víctima, el juez envío a los acusados a la cárcel sin fianza.

 

No ha sido hasta el comienzo del juicio, cuando se ha conocido que “La Manada”, contrató a un espía privado, para vigilar cada paso de la chica, afirmando que llevaba una vida prácticamente “normal”. Además, durante las redes se divulgó que esta prueba podría llegar a ser definitiva para la resolución, pero, por otro lado, los mensajes enviados después de la violación en el grupo de WhatsApp “La Manada”, como “follándonos a una entre 5” no iban a tener mayor relevancia en el juicio. 

 

Mujeres y hombres han querido dar su apoyo a la víctima, bajo el lema “Hermana, yo SÍ te creo”, y mediante numerosas manifestaciones en diferentes provincias. Mientras la sociedad española está dividida entre los que le creen y los que no le creen a la víctima; en Pamplona, el pasado jueves 23 de noviembre, aparecieron cinco muñecos con sogas al cuello colgados de un puente la palabra “Justicia” escrita en euskera y con fotos de La Manada. 

 

Finalmente, tras varias semanas de juicio, desconcierto e indignación, la Fiscalía decidió no dar por válidas las pruebas de los detectives, ya que tras ver las filmaciones de la violación, y tras las declaraciones de uno de los acusados “fue consentida, aunque fue ‘no verbal’ ”, la afirmación de uno de los policías que atendió a la víctima afirmando que encontraron a la víctima “en shock”, la fiscala declara que las relaciones no fueron consentidas y “ ‘La Manada’ sometió a la víctima a ‘una violación coordinada’. Después de once sesiones y más de dos semanas bajo el punto de mira de los medios de comunicación de todo el país, el caso ha sido visto para sentencia.

 

Lo más sorprendente, y lo que mayor exaltación provoca, son las palabras con las que la defensa excusa a los condenados. A pesar de su estrategia para la absolución de sus clientes, nombrándolos como “verdaderos imbéciles” e “infantiloides”, Agustín Martínez Becerra afirma en la presentación de su informe que los hechos fueron consentidos y no hubo agresión sexual, sino que la relación fue consentida y placentera. Finalmente, tras su alegación, cree que no deben pasar ni un día más privados de su libertad. 

 

La gran mayoría de la sociedad lo tiene claro, “no queremos violadores en las calles”, “Nosotras somos la Manada”. “Si tocáis a una, nuestra respuesta es difundir vuestros rostros por las calles hasta que no quede ni un sólo rincón que sepa quienes sois”. 

 

No convence. A la sociedad no le convence ninguna citación a favor de los acusados, no en una sociedad machista, no en una sociedad donde las mujeres pasen miedo al ir solas por las calles, no hasta que se haga justicia por las 916 mujeres asesinadas por violencia machista desde 2003, no hasta que se entienda que NO es NO, No es no. Y si no dices que sí, también es no. Y si llevabas falda e ibas arreglada, también es no. Y si intentas seguir con tu vida pese al miedo, también es no. Y si alguien intenta hacerte a ti culpable la respuesta es no. Entiéndanlo, un no, no es un “convénceme”.

Deja un comentario