TANDOORI STATION

-Miguel Ramos Del Rio-Entre la oferta de restaurantes indios que existen en Madrid destaca el maravilloso e inigualable Tandoori Station en la calle Ortega y Gasset y regentado por el increíble Nadeem Siraj Begum, que ha sido colaborador del programa “Pesadilla en la cocina” presentado por el chef carabanchelero Alberto Chicote del Olmo. Antes de seguir con el artículo, me gustaría aclarar que los restaurantes indios no pertenecen a los indios que solían aparecer en las películas de John Wayne, sino que son restaurantes que venden comida típica de la India ( segundo país más poblado del planeta Tierra). El Tandoori Station al igual que cualquier restaurante indio, está lleno de colores (blanco, negro, rosa, popular, azul, marrón…), lo que le hace ser un local agradable y exótico, pero además se le han añadido todas las nuevas tecnologías de occidente, tales como la electricidad, electrodomésticos, fregonas, sartenes anti-antiadherentes y otras muchas herramientas de vital importancia, que hacen al Tandoori Station un puente entre la cultura Europea y Asiática.

Con respecto a la carta del restaurante, tengo que admitir que esta escrita en un castellano exquisito y sin ningún tipo de falta ortográfica además es una carta clásica y muy amplia, la cual se divide en tres grandes bloques: Entrantes, asados al horno tandoori y curry. Platos que reflejan bien lo que es la peculiar cocina india, que se basa en los sabores y cuya clave está en las especias que se utilizan para elaborarla, naturales y muy aromáticas. Sin duda alguna lo mejor de Tandoori Station son los curries, con diferentes grados de intensidad, desde los muy suaves hasta los extremadamente picantes, estos últimos perfectos para pasar una buena noche en la cama. Excelente el de lentejas negras, “dal makhani”, especiado y muy cremoso. Si te apetece acompañar la comida con algo que lleve chispa, te aconsejo la cerveza Cobra que viene importada de la India, eso si te tendrás que tomar más de una para encontrarle el sentido a la vida, debido a que tiene un 5% de alcohol en volumen, es decir, una auténtica minucia.

El servicio en el Tandoori está formado por un grupo de camareros jóvenes de martilles países, desde Mongolia hasta Bulgaria, haciendo del local un lugar multicultural digno de una subvención estatal; desgraciadamente no hay servicio de aparca coches. Es perfecto para cenar una noche de fin de semana o ir con la familia para que tus hijos de de gusten los placeres hindúes antes de su adolescencia, hay un precio medio estipulado de unos 35 euros pero si tienes la mano un poco fracturada y tu bolsillo te lo permite puedes gastarte mucho más. Y es por todo esto que he comentado por lo que el Tandoori Station debería de ser un destino obligatorio si vives en Madrid o si visitas la ciudad.

Deja un comentario