Se nos acaba el tiempo

-Beatriz Jauregui Marijuán- Este viernes día 15 de marzo tuvo lugar la manifestación contra el cambio climático. Desde el colegio, varios compañeros salimos dispuestos a gritar y pedir un cambio en las políticas y en el modelo consumista en el que nuestra sociedad está inmersa.

La crisis medioambiental a la que el modelo insostenible de desarrollo del ser humano ha llevado a la Tierra tiene preocupantes caras: El amenazador cambio climático, la  pérdida de biodiversidad (más de 400 especies se han extinguido en los últimos 200 años), la tan visible contaminación del aire en Madrid, la inundación de plásticos de los mares y océanos, la sobrepesca… El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) ha realizado un informe donde se plasman todos estos problemas y el futuro del que los 7.500 millones habitantes sobre la Tierra dependemos

La humanidad no está ni cerca de cumplir las metas fijadas para 2030 (Agenda2030) y 2050 en los distintos acuerdos internacionales sobre cambio climático, desarrollo sostenible y protección medioambiental. Según el análisis, los esfuerzos de algunos países y regiones se ven entorpecidos por modelos de “producción y de consumo insostenibles” y por el cambio climático. “Es necesario adoptar medidas urgentes a una escala sin precedentes para detener y revertir esta situación y proteger así la salud humana y ambiental”, concluye el informe.

Se requieren medidas urgentes y desde luego ningún país parece estar dispuesto a reducir su nivel de producción y de emisiones. En el caso de que estas medidas se estén ejecutando “los avances son demasiado lentos para alcanzar las metas, o que incluso progresan en sentido equivocado”.

“El cambio climático altera los patrones meteorológicos, lo que a su vez produce un efecto amplio y profundo sobre el medio ambiente, la economía y la sociedad, que pone en peligro los medios de subsistencia, la salud, el agua, la seguridad alimentaria y energética de las poblaciones”, explica Naciones Unidas. Y esto, a su vez, “agudiza la pobreza, la migración, el desplazamiento forzado y el conflicto”. En China cada vez más personas tienen que abandonar sus hogares debido a los fuertes monzones y a las inundaciones de sus viviendas registrándose en los últimos años una gran cantidad de refugiados climáticos.

Desde 1880 la temperatura media de la superficie mundial ha aumentado entre 0,8 y 1,2 grados Celsius aproximadamente. En el último decenio se han producido ocho de los 10 años más cálidos de los que se tiene constancia, solo tienes que fijarte en el tiempo de estos días. Estamos a 17 de marzo y parece que es junio. Estas temperaturas no son normales y aunque nos encante y salgamos como lagartijas al sol, las consecuencias se harán notar. Si no cesan o se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero se calcula que la temperatura media mundial seguirá aumentando al ritmo actual y superará entre 2030 y 2052 la meta del Acuerdo de París (se superará el grado y medio).

No hay planeta B, amiguitos, el cambio está en nuestras manos. Hay que manifestarse, presionar y cambiar nuestros hábitos en la medida en que podamos así que chicos y chicas, apagad las luces de vuestras habitaciones, arcos y cuartillos!!

Deja un comentario