Se acabó 50 sombras más oscuras

-Carmen Rodríguez Ferreira-

A día de hoy, pocos serán los que no hayan ido a ver o no hayan escuchado hablar de la continuación de “50 sombras de Grey” o “50 sombras más oscuras”. Una vez más, el señor grey y su enamorada/sumisa Anastasia fueron un éxito de taquilla en nuestros cines y, una vez más, dejan en duda si hay motivos suficientes para causar tanto revuelo.

Por si no hubiese bastado con fustigarnos con aquella parte donde conocíamos al soltero millonario, cachondo sadomaso, y sus desventuras con la inocente joven que parecía que entraba fascinada en su mundo, nos castigan con una segunda (¡ojo, y una tercera!) parte de su idilio. Y lo que parecía imposible se cumple, pues esta entrega resulta peor si cabe que la primera. El escaso morbo con que contaba la anterior se ve reducido y substituido por una versión más romántica y empalagosa.

En su intento por parecerse al máximo a la novela, su trama pierde fuelle y sus diálogos provocan casi una reacción de indignación por parte del espectador, que se veía reflejada en la propia interpretación de los actores. En fin, que lo que se nos vende en un bonito envoltorio es sencillamente un “erotismo de anuncio de perfume” que ni se molesta en camuflar la flaqueza de una historia de novela rosa cuyos clichés la terminan convirtiendo, irónicamente, cada vez más mojigata. Porque, pese a que nos quieran vender un presunto producto provocador, escandaloso y rozando lo erótico, de lo que peca la historia de Grey y Anastasia es de su trasfondo conservador: el “sado” o “bondage” como enfermedad más que como opción sexual, y el amor o matrimonio como salvación… Sumándole en paralelo a todo esto el más que cuestionado rol de la mujer como posesión en las relaciones de pareja.

En los tiempos que corren, el éxito de esta trama es, cuando menos, preocupante. La historia de Christian y Anastasia se acerca a aquello que dice la canción: “No es amor, lo que tú sientes se llama obsesión”. No está bien juzgar sin ver, así que quizás el revuelo que trae cada estreno de esta saga se solucione con el fracaso (que ya creo que toca) en la tercera.

 

El C.M.U. Sta. María de Europa así como este medio no se hacen responsables de las opiniones de sus colegiales.

Deja un comentario