Riadas De Personas Con Falta De Recursos Económicos Se Asientan En Las Calles De Madrid

—Beatríz Lasheras Mas—

Madrid, la capital española, constituye un gran núcleo de pobreza y desigualdad. Basta con pasear por la ciudad y observar que cada menos de diez metros hay un indigente pidiendo limosna. Esta situación se vio empeorada tras estallar la crisis inmobiliaria de 2008, que nos ha llevado a una crisis económica que aún perdura. Aunque en los primeros momentos tras estallar dicha crisis la Comunidad de Madrid soportó mejor los efectos inmediatos, a la larga los está sufriendo de manera muy intensa. Según fuentes del Madridiario, más de un millón de personas sobreviven con unos ingresos de menos de 484 euros al mes, una situación totalmente indigna y más en una ciudad con un nivel de vida tan caro.
El constante incremento de la pobreza en Madrid y las malas estrategias políticas para paliarla junto a un rechazo al Tratado libre comercio entre la UE y EEUU, el TTIP, dieron lugar a una manifestación en la capital el pasado 17 de octubre, el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza. La concentración se realizó en el centro, concretamente por el Paseo del Prado desde la Plaza del Emperador Carlos V hasta la Plaza de Cibeles. Fue convocada por más de 1300 organizaciones sociales y a ella acudieron múltiples líderes sindicales para pedir que la desigualdad entre la población sea el centro de debate en las próximas elecciones.

pancartasentadasmadrid

Pancarta que lidero la manifestación (Alianza Española Contra la Pobreza). Fuente: Cadena Ser

En mi opinión, las manifestaciones son una buena forma de reivindicar temas sociales, aunque la solución a este problema es la solidaridad ciudadana y unas buenas propuestas políticas que se lleven a la práctica de forma inmediata. Por ejemplo, la creación de empleo a través de inversiones estatales que repercutirían en beneficio de la economía del país. Sobre todo pienso que es esencial mantener en el punto central la reinserción de todas aquellas personas que han padecido pobreza. Siendo sinceros la desigualdad es un problema difícil de tratar, pero no imposible, y los colegiales del Santa María de Europa podemos colaborar mediante el grupo de voluntariado, por ejemplo, participando en la atención a personas sin hogar en la actividad “Desayuno Solidario” los sábados y domingos por la mañana en la zona Centro de Madrid. Os invito a vuestra participación y a que os concienciéis con este tema.

 

Deja un comentario