Por qué hay gente que no es feminista

-Pedro Aguado Ruíz-

«¿Es usted feminista? No ¿Defiende usted la igualdad entre hombres y mujeres? Por supuesto». Lo simple sería pensar que la persona que ha respondido haya sido poseída por esa mentalidad heteropatriarcal que inunda la mente de los hombres y que no distinguen el feminismo con la igualdad entre hombres y mujeres. Pero, ¿nadie se ha parado a pensar que puede que el feminismo de hoy en día se haya transformado en una especie de ideología que va más allá de la igualdad?

Negar que a lo largo de la historia ha predominado un carácter patriarcal en nuestras sociedades sería de necios. El mismo Rousseau pensaba en su momento que “toda educación de las mujeres debe de estar referida a los hombres. Agradarles, serles útiles, hacerse amar y honrar por ellos, criarles de pequeños y cuidarles cuando sean mayores, aconsejarles, consolarles, hacerles la vida agradable y dulce: éstos son los deberes de las mujeres de todos los tiempos y lo que ha de enseñárseles desde la infancia”. Sin embargo, también sería de necios no admitir que vivimos en el siglo XXI, que las cosas han cambiado mucho, y por suerte para bien. El problema de la desigualdad entre hombres y mujeres en el mundo ha sido como el de pobreza mundial, ambas se han ido reduciendo. Una por un lado gracias a una mayor expansión del libre comercio mundial, y otra por otro lado por ese mismo desarrollo no sólo económico sino también jurídico que ha permitido que las mujeres sean tratadas igual ante la ley. También he de decir que siguen existiendo ciertas desigualdades jurídicas como la herencia a la Corona o las bajas por maternidad, aspectos a erradicar. A pesar de todo, sigue habiendo tanto actitudes machistas como pobreza (por suerte ambas en menor medida) tanto en España como en el resto del mundo, que gracias a estos logros poco a poco iremos viendo desaparecer en las generaciones futuras. Recordemos que en 1933 fue el PSOE el que no quería que las mujeres votaran en España porque eran personas devotas y se inclinaban más hacia la derecha. Hasta ese punto ha mejorado la cosa. Más España que el PSOE, dicho sea de paso.

Ahora bien, el feminismo no se preocupa por la igualdad entre el hombre y la mujer ante la ley. Cuando se propone por parte de los partidos políticos las listas cremallera para «darle un toque femenino a la política» (dicho por el número cinco de las listas de Unidos Podemos) ¿qué se consigue?. Yo quiero que en nuestro Congreso de los diputados estén aquellas personas más preparadas y trabajadoras para luchar por los intereses de los españoles. Sean hombres, mujeres, o lo que ellos se quieran sentir. Si una lista está llena de mujeres, y esas mujeres son las personas más preparadas para representarnos, adelante. Si una lista está llena de hombres, y esos hombres son los más preparados para representarnos, adelante. Votar a un partido político porque en sus listas hay el mismo número de hombres que de mujeres muestra una profunda ignorancia, no sólo de lo que la política necesita, sino de lo que es la igualdad. En EE.UU, las mismas personas que votaron a Obama por ser negro se fueron a votar en los últimos comicios al señor Trump. Igualdad no es ni que los hombres y las mujeres cobren lo mismo pese a que los trabajos que comúnmente ocupen sean distintos, ni es que haya el mismo número de mujeres y hombres en la política. Igualdad es que todos seamos tratados por igual, con los mismos derechos y libertades, y no que se repartan los sillones entre hombres y mujeres.

Otra medida estrella son las llamadas “cuotas”. Estas consisten en imponer a las empresa que contraten el mismo número de hombres que de mujeres. Sí, contratarlas porque son mujeres y contratarlos porque son hombres. Imagínense que algún día alguno de ustedes decide convertirse en un héroe,crear una empresa en España y contratar a 6 trabajadores. Se presentan 10 personas a la entrevista, 4 hombres y 6 mujeres. Los hombres son todos unos irresponsables, intolerables, maleducados e ignorantes, mientras que las 6 mujeres son personas preparadas, inteligentes y responsables. Pues bien, usted no podrá contratar a las 6 mujeres que son las personas más preparadas, sino que sólo podrá contratar a 3 de ellas y, o bien, contratar a los 3 alertados o bien seguir buscando hombres. ¿Sería esa decisión justa? Y lo que es más importante ¿Sería una decisión racional? Las respuestas son bien fáciles.

El día 8 de este mismo mes se celebró el día de la mujer, y al salir de clase un grupo de mujeres (solo de mujeres) bociferaba «hombre muerto, abono para huerto» o «vamos a quemar la Conferencia Episcopal». A parte de ser incoherente con su razón de ser el propugnar la igualdad y que solo se manifiestasen mujeres, ¿por qué desean la muerte de personas? La base de todo movimiento revolucionario en favor de la igualdad ha sido siempre uno, el pacifismo. Y si van por las calles diciendo que quieren matar a los hombres y que los hombres son malos, no pasa nada, porque allí estará Podemos para defenderlo. Y es que las mismas personas que gritan ese tipo de lemas, al despertarse se ponen las «gafas de machismo» con las que ven machismo hasta debajo de las piedras. Hay quien dice que la marca de coches Volvo es machista porque su logo es un círculo con una flecha diagonal ascendente que apunta al cielo, igual que el símbolo utilizado para definir al sexo masculino, o que acompañar a una chica a su casa o invitarle a una copa es machista. Dejen de buscarle 5 patas al gato y céntrense en decir que los hombres y las mujeres son iguales y que matar no está bien, sea hombre o mujer la víctima. La igualdad, o es pacífica, o no es igualdad.

Sí, una persona que defiende la igualdad es aquella que defiende que «todos somos iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social» tal y como dice nuestra constitución. Ni más ni menos.

El C.M.U. Sta. María de Europa así como este medio no se hacen responsables de las opiniones de sus colegiales.

Deja un comentario