PERDIENDO EL NORTE EN ÁFRICA

-Emma Macía- Marrakech es una de las zonas más visitadas de Marruecos. Este, es un país costero situado al norte de África y que forma parte del conjunto de países denominado Magreb.

Marrakech es uno de los destinos favoritos de los turistas a pesar de las altas temperaturas y de no tener playa. En cambio, el zoco, el desierto, la gastronomía y las mezquitas hacen del viaje una experiencia única.

La parte más famosa de Marrakech es el zoco, un mercado que ocupa kilómetros de las estrechas calles de la ciudad y donde los artesanos intentan a toda costa venderte su producto y por el cual te entretendrás regateando (si no lo haces se suelen ofender). Llegando al final del zoco está la plaza de Yamaa el Fna, una plaza inmensa con puestos, restaurantes, mezquitas…, además de encantadores de serpientes que te encuentras cada diez metros (no los mires mucho o de muy cerca ya que te obligarán a pagarles o sino, se enfadarán y se pondrán a gritar reclamando el dinero).

El desierto se encuentra dejando atrás la ciudad y donde será la única vez que cojas transporte. En él se pueden hacer muchas actividades (si se contratan previamente mejor) como ir en quat por las dunas, dar un paseo en camello o incluso visitar casas de las afueras a las que te invitan a tés y pastas.

La gastronomía es muy diferente a la de España y aunque todo el mundo conoce el cuscús, hay muchos platos deliciosos que se deben probar como la Maakouda, un tipo de patata que suelen servir de aperitivo a la que le añaden salsas para que le den un toque de sabor. En la plaza ya nombrada encontrarás un restaurante que tiene una terraza en la que se puede ver medio zoco y en el que la comida está riquísima. Además, hay muchísimos puestos de comida en el mercado en los que se come muy bien y que son baratísimos.

Las mezquitas son la parte más bonita de Marrakech y, aunque la gente que no es musulmana tiene prohibida la entrada a estas, se puede apreciar desde fuera como rezan a las cinco de la mañana ya que hacen la llamada al rezo (muy interesante verlo). Aunque si alguno quiere entrar en una mezquita musulmana, la Mosquee Hassan II está abierta para todas las religiones y se encuentra en la ciudad de Casablanca (también Marruecos).

Marrakech es una ciudad con mucho encanto y que, con sus bajos precios, sus bonitas vistas y su increíble cultura, no deja indiferente a nadie que la visita.

Deja un comentario