Oscars 2018, Una Gala Tranquila Y Con Ganadores Previsibles

-Alodia Serra- El pasado 4 de marzo tuvo lugar la 90 edición de los Oscar, la gala de
reconocimientos de la industria cinematográfica, ampliamente considerado el
mayor honor del cine.
Una noche a puro glamour y elegancia donde la expectativa de ver las nuevas
tendencias de moda en los artistas favoritos se volvió una cita obligada,
aunque la alfombra roja del Dolby Theatre de Los Ángeles, dejó desfilar ante
sus pies looks poco arriesgados donde el color negro no estuvo presente.
A diferencia del año pasado, la ceremonia ha sido tranquila y la mayoría de
ganadores, predecibles. México entró por la puerta del Teatro y ya no se bajó.
La forma del agua, una historia de amor con un monstruo, una protagonista
muda y una ambientación siniestra, es la película del año para la Academia de
las Ciencias y las Artes Cinematográficas. Y está dirigida por un mexicano,
Guillermo del Toro, que además se llevó el premio a mejor dirección. Además,
la película se ha llevado la estatuilla por mejor banda sonora.
Ha habido muchos momentos de reconocimiento de los latinos en los últimos
años, pero nada como lo que se vio este domingo. Eiza González y Eugenio
Derbez salieron a presentar; la canción Recuérdame fue interpretada por los
cantantes Miguel, Natalia Lafourcade y el actor Gael García Bernal sobre el
escenario. La estatuilla fue para esa canción. El Oscar de largo de animación
fue para Coco, la fábula mexicana, que ha conquistado el mundo. El director,
Lee Unkrich, dijo sobre el escenario que es importante que “los niños puedan
ver personajes que viven y hablan como ellos”.
Frances McDormand no tenía rival en la categoría de mejor actriz. La intérprete
estadounidense de 60 años no ha dejado de llevarse todos los premios a los
que estaba nominada por su papel en Tres anuncios en las afueras. En su
discurso, la intérprete ha querido rendir homenaje y pedir más visibilidad a
todas las mujeres que trabajan en el mundo del séptimo arte.
No es el primer actor en encarnar a Winston Churchill ni será el último. Pero
Gary Oldman ha seducido a la Academia en la piel del ex – primer ministro
británico en El instante más oscuro, de Joe Wright, papel por el que ha
obtenido el Oscar al mejor actor en esta 90 edición de los premios más
importantes del cine. Pese a su larga carrera cinematográfica, es la primera
estatuilla dorada que el británico obtiene.
Una gala donde La Academia se ha volcado en el reconocimiento del
movimiento #MeToo y de los cambios de cultura dentro de la industria del cine,
dejando claro que los cineastas mexicanos son la rueda a seguir en el
Hollywood actual.

Deja un comentario