Ni una menos

—Cristina Escobio —

Bajo este lema, utilizado anteriormente en Argentina para reivindicar el rechazo a la violencia machista, se unían en Madrid el pasado 7 de noviembre diversos colectivos feministas, políticos y ciudadanos de todos los puntos del país para denunciar la violencia de género.

En lo que vamos de año y según cifras oficiales del Gobierno de España, 47 mujeres perdieron la vida en manos de su marido, pareja sentimental, familiar o conocido. Si comenzamos a contar desde 2001, la cifra sobrepasa las 800. Solo en esta última semana se han sucedido cuatro asesinatos, uno en Madrid, dos en Sevilla y otro en Córdoba.

A la cita acudieron decenas de miles de personas, las cifras varían entre 200.000 según las organizadoras y 20.000 según los principales diarios del país.
Todos unidos en una manifestación que salió a las 12 de la mañana desde el Paseo del Prado y culminó en la Plaza de España, donde se leyó un emotivo manifiesto denunciando la violencia machista. Esta supone la manifestación más violenta de la desigualdad de género y la violación más grave de los derechos humanos de las mujeres.
Como fue citado anteriormente, acudieron grandes grupos de manifestantes desde prácticamente todo el territorio español cabiendo destacar los llegados desde Euskadi, Canarias y Andalucía. Solo desde la ciudad de Málaga acudieron más de 400 personas.
También apoyaron la causa representantes de los principales partidos políticos como PP, PSOE, IU, Ciudadanos y Podemos, pero el ministro de Sanidad, Servicios sociales e Igualdad Alfonso Alonso faltó a la gran cita.

Bajo gritos de “NO AL TERRORISMO PATRIARCAL”, “EL MACHISMO ES UN CRIMEN CONTRA TODXS”, “LAS QUEREMOS TODAS VIVAS” y el ya famoso “NI UNA MENOS” los manifestantes recorrieron las calles de Madrid demostrando que la violencia machista es rechazada y que la población está en la lucha para erradicarla.
Además de esto, las redes sociales hicieron eco de la causa con hashtags como #YoVoy7N o #NiUnaMenos

A pesar de ello las cifras siguen subiendo y muchos sectores políticos evaden el tema aludiendo que no es de especial gravedad.
Las marchas fueron un éxito, pero el verdadero propósito está lejos de conseguirse. La erradicación de la violencia machista y la igualdad entre ambos géneros no van a ser posibles sin un cambio en las políticas del gobierno y en la educación de las futuras generaciones.

Por ello, compañeros y compañeras, seguimos en la lucha.

Porque no vuelva a haber ni una menos.

#niunamenos

Deja un comentario