La SGAE cambia de presidente en época de guerra

-Carlos Arroyo- Que la Sociedad de Autores atravesaba (y atraviesa) tiempos convulsos es de sobra conocido.Con tantos frentes abiertos, no sorprende que al final se haya acabado por tomar decisiones que cambien las cosas; una de ellas, el presidente.

José Hevia, conocido en España por ser un sobresaliente gaitero, tomará a partir de ahora el cargo de presidente sustituyendo a José Miguel Fernández Sastrón, presidente durante algo más de dos años y que ahora se enfrenta a la ley por el fraude de La Rueda, el nombre por el que se conoce a la presunta trama por la que ingresaba millones gracias a la música emitida de madrugada por las televisiones .

La Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) tiene en alza la guerra entre los músicos que mantienen contrato con las discográficas y aquellos que han firmado acuerdos con las editoriales de las televisiones, que han encontrado la manera de cobrar por los derechos de autor por medio de la mencionada música de madrugada. En este punto hay que destacar el deseo cumplido de las televisiones, lideradas por las gigantes Atresmedia y Mediaset, de que José Hevia fuese el elegido.

En esta línea, los autores críticos, a través de su portavoz Patacho Recio, han avisado sobre su intención de crear una nueva sociedad si el Ministerio de Cultura no toma medidas.

En cuanto al nuevo presidente, en una entrevista otorgada al periódico El País, afirma que buscará acuerdos entre todos los grupos que forman la sociedad, pues según él, el peor enemigo de la SGAE “es la propia SGAE, sus divisiones internas y haber perdido la batalla de la información”. Además, Hevia asume responsabilidades y afirma que la SGAE “ha comunicado fatal. No puedes dar una imagen amable cuando dentro hay batallas”, y hace referencia a uno de los grupos problemáticos de la entidad: “Hay una masa social que ni vota ni participa ni le interesa la casa y se refiere a ella de manera despectiva”.

En cuanto a otro de los frentes abiertos, es el que tienen con la Ley de Propiedad Intelectual, que propone limitar la recaudación de la música al 15%, cuando ahora mismo supone un 80% (248 millones en 2017). Hevia afirma que es una de las batallas más duras a resolver y, contestando al problema de la recaudación, afirma: “La culpa la tenemos los autores que no nos hemos defendido. En las plataformas digitales hay un desfase absoluto”.

En cualquier caso, José Hevia llega con el sentimiento de responsabilidad y pide crédito para demostrarlo, aunque no seguirá de encontrarse zancadillas desde el primer momento. Así, la SGAE pretende iniciar una nueva época de mejora y de consenso interior, dejando atrás las polémicas y la situación al borde de la escisión en la que se encuentra.

Fuentes: El País (13-11-2018), el Economista (13-11-2018).

Deja un comentario