La Sentencia de la Discordia

LA SENTENCIA DE LA  DISCORDIA

Los sentenciados por el fallo del Tribunal Supremo. De izquierda a  derecha, y desde arriba hacia abajo: Oriol Junqueras, Joaquim Forn,  Raül Romeva, Jordi Turull, Josep Rull, Jordi Sànchez, Carles Mundó,  Carme Forcadell, Meritxell Borràs, Dolors Bassa, Santi Vila y  Jordi Cuixart.

La sentencia del Tribunal Supremo contra el Procès deja de lado el  delito de rebelión y adopta el de sedición para nueve de los doce  acusados, cuatro de los cuales han visto agravada su sentencia por  malversación. Como consecuencia, la violencia se adueña de Barcelona durante cinco días en un contexto de tensión entre el Gobierno central y la Generalitat en plena precampaña electoral.

A las 13:00 del lunes 14 de octubre, era publicada la sentencia 459/2019 del Tribunal Supremo, con la que se impusieron las siguientes penas a los  acusados, cuyos nombres se refieren a continuación: Oriol Junqueras  (exvicepresidente de la Generalitat), trece años de prisión e inhabilitación  absoluta; Raül Romeva (exconsejero de Asuntos Exteriores), doce años de  prisión e inhabilitación absoluta; Jordi Turull (exconsejero de la  Presidencia y exportavoz del Govern de la Generalitat), doce años de  prisión e inhabilitación absoluta; Dolors Bassa (exconsejera de Trabajo de  la Generalitat), doce años de prisión e inhabilitación absoluta (todos ellos  por los delitos de sedición y malversación de fondos públicos); Carme  Forcadell (expresidenta del Parlament), once años y seis meses de prisión e inhabilitación absoluta; Josep Rull (exconsejero de Territorio y  Sostenibilidad), diez años y seis meses de prisión e inhabilitación absoluta;  Joaquim Forn (exconsejero de Interior), diez años de prisión e  inhabilitación absoluta; Jordi Sànchez (presidente de la Assemblea  Nacional Catalana o ANC), nueve años de prisión e inhabilitación absoluta;  Jordi Cuixart (presidente de Òmnium Cultural), nueve años de prisión e  inhabilitación absoluta (todos ellos por el delito de malversación); Santi  Vila (exconsejero de Empresa), inhabilitación especial de un año y ocho  meses, y una multa de 60.000 euros a pagar en diez meses; Meritxell  Borràs (exconsejera de Gobernación, Administraciones Públicas y  Vivienda), inhabilitación especial de un año y ocho meses, y una multa de  60.000 euros a pagar en diez meses; y Carles Mundó (exconsejero de  Justicia), inhabilitación especial de un año y ocho meses, y una multa de  60.000 euros a pagar en diez meses (estos tres últimos por el delito de  desobediencia, siendo los únicos acusados a los que no se les aplicó la  prisión preventiva).

La sentencia, aplicada sobre todo por los hechos del 20 de septiembre  (obstrucción de la investigación del Departamento de Economía de la  Generalitat que iban a realizar funcionarios del Juzgado de Inspección  número trece de Barcelona, con daños a vehículos de la policía) y del 1 de  octubre (celebración del referéndum) de 2017,  se alcanzó finalmente por  unanimidad, siendo muy próxima a la solicitud de la Abogacía del Estado  (en la persona de Consuelo Castro), salvo en lo que respecta a los tres  imputados a los que no se ha impuesto pena de prisión, para los cuales  solicitaba siete años de prisión. Todo ello a pesar de la petición de la Fiscalía General del Estado (siendo su máxima representante María José Segarra)  de una pena más estricta contra los doce procesados (siete años para los  tres anteriormente mencionados, veinticinco para Junqueras, y entre  dieciséis y diecisiete para el resto). Esta divergencia de opiniones estribaba en la consideración del delito desde dos puntos de vista (también se planteó el delito de organización criminal, pero finalmente se les absolvió del  mismo): el del delito de rebelión, recogido en el artículo 472 del Código  Penal, consistente en un delito contra la Constitución; y el de sedición,  pormenorizado en el artículo 544 del Código Penal y referido a un delito  contra el orden público. Finalmente, terminó triunfando esta última  perspectiva, defendida por Manuel Marchena, el presidente de la Sala  Segunda de lo Contencioso del Tribunal Supremo (sala en que se desarrolló el juicio), alegando que no hubo violencia premeditada y organizada por  parte de la cúpula secesionista de la Generalitat (condición necesaria para  constituir un delito de rebelión), sino que ésta fue una consecuencia no  deliberada del proceso soberanista y de las protestas subsiguientes; y que  no se pretendía lograr “la independencia de una parte del territorio  nacional” (otra condición inherente en la definición del delito de rebelión), sino que el desafío independentista fue una “ensoñación” con la que sus  líderes trataron de cubrir sus aspiraciones con un aura de legitimidad  “pseudojurídica”, haciendo creer a los ciudadanos que podrían obtener su  autodeterminación a través de la Ley de Referéndum y de la Ley de  Transitoriedad Jurídica y Fundacional de la República. A su vez, en este  fallo el Tribunal Supremo negó el argumento soberanista del derecho de  autodeterminación respaldado por la ONU, basándose en el principio de  que éste no se puede aplicar para “quebrar la integridad territorial de un  Estado independiente con un Gobierno que represente a la totalidad de la  población”. Por otra parte, a Borràs, Mundó y Vila sólo se les ha imputado el delito de desobediencia, con penas menores que las de sus compañeros.  Asimismo, a cuatro de los procesados se les imputó el delito de peculado o malversación de fondos públicos, el cual, aun aumentando la pena de los  mismos, no lo ha hecho en gran medida, ya que el delito de malversación y el de sedición han sido estimados por el Tribunal Supremo como delitos  “por concurso medial”, es decir, el delito de malversación era necesario  para que se diera el de sedición, por lo que no pueden juzgarse ambos  delitos por separado. Y a pesar de que se ha estimado que los fondos  públicos destinados a urnas para el referéndum, observadores  internacionales, etc, alcanza los 2’3 millones de euros, no es fácil de estimar a causa de ciertas lagunas en cuanto al control de las asignaciones  económicas a la Generalitat por parte del Ministerio de Hacienda con el  Gobierno de Sánchez. A todo esto hay que añadir de igual modo la  controversia que ha levantado el hecho de que no se ha aplicado el artículo 36.2 del Código Penal, por el que no se concede el tercer grado a los presos  hasta que no haya transcurrido la mitad de su condena, dejando en manos de la administración penitenciaria del Govern la aplicación o no de un  régimen abierto para aquellos. Finalmente, a los acusados les queda la  opción final de apelar al Tribunal Constitucional en un plazo de treinta  días, y al Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo en un  plazo de seis meses, para denunciar posibles violaciones de derechos  fundamentales durante el proceso judicial (que ha durado ocho meses,  desde febrero), cosa bastante difícil, pues de las 493 páginas de la sentencia, 200 han sido destinadas a refutar por parte del Tribunal Supremo  cualquier posibilidad de que existan lagunas legales en cuanto a derechos  procesales se refiere.

Las reacciones a esta sentencia no se han hecho esperar: el mismo día de la publicación de la sentencia se realizaron protestas en la estación de Sants  de Barcelona, que a continuación se trasladó al aeropuerto del Prat,  provocando la cancelación de más de cien vuelos. En el transcurso de los  hechos, un turista francés de mediana edad falleció debido a un infarto.  Además, numerosos jóvenes, entre ellos estudiantes de Bachillerato y  universitarios, llevaron a cabo un bloqueo de las infraestructuras  ferroviarias en Girona. Es así como se organizó el movimiento de protesta  contra el fallo del Procès, de iniciadores desconocidos, conocido como  “Tsunami Democràtic”, organizado a través de redes sociales (llegaron a  proporcionar billetes falsos para entrar en el aeropuerto por medio de  Telegram) y que ha lanzado no sólo protestas pacíficas (como la celebrada  el lunes en la plaza de Catalunya, el jueves en el Passeig de Gràcia o la  marcha de tres días, iniciada el miércoles, a pie desde Girona hasta  Barcelona), sino también tumultos y manifestaciones violentas que han  resultado en incendios en la Ciudad Condal, quema de contenedores, el  asedio a la Delegación del Gobierno, enfrentamientos con la policía, daños  a establecimientos y hoteles (que ya denuncian las consecuencias negativas para el sector servicios con las protestas), etc., ante la mirada atónita de  numerosos turistas. Para el miércoles, tras consecutivas noches de  violencia, se contabilizaron 256 heridos. Entre estos heridos se encontraban principalmente manifestantes, aunque también agentes de policía. En  cuanto al papel de estos últimos, destaca la colaboración de los Mossos  d’Esquadra con las fuerzas de la Policía Nacional y la Guardia Civil, a pesar de que están siendo también procesados por la Audiencia Nacional a  consecuencia de su supuesta actuación de no obstrucción e incluso de  colaboración con la celebración del referéndum del 1 de octubre de 2017,  llegando presuntamente a poner trabas al desempeño de las labores de la  Policía Nacional y la Guardia Civil. No obstante, la declaración de su  exdirector, Josep Lluís Trapero, de que advirtió al Govern de la  inconveniencia en la celebración de la votación del 1 de octubre puede suponer un atenuante a su favor. En este clima de conflicto también hay que sumar la reciente aparición de un movimiento de oposición a las  protestas contra la sentencia, que exhiben banderas y enseñas nacionales,  entre los cuales hay un número considerable de manifestantes de extrema derecha, y que han aparecido generando tumultos en la protesta del  Passeig de Gràcia de Barcelona el jueves y en la de la Puerta del Sol en  Madrid.

Ante dicha situación, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y su  consejero de Interior, Miquel Buch, fueron muy criticados en un principio  por únicamente mostrar su rechazo a la sentencia y apoyar la  desobediencia civil (si bien de momento no llegaron a publicar ningún  documento oficial en este sentido, ante las advertencias del Tribunal  Constitucional de, en virtud del artículo 161.2 de la Constitución Española,  suprimir la resolución 546/XII del Parlament del 26 de septiembre, que  permite continuar con el proceso soberanista esgrimiendo el principio de  autodeterminación, lo que generó fragmentación entre Junts per Catalunya, CPU, Partit Demòcrata Europeu Català o PDeCAT y Esquerra Republicana  de Catalunya sobre su posicionamiento) y no condenar la violencia como ya hizo Ada Colau. Finalmente, fue el miércoles cuando Torra se declaró  contrario a la violencia hacia la que habían desembocado las protestas,  aunque no pareció mostrar retroceso en cuanto al apoyo a la desobediencia y las protestas contra el fallo del Tribunal Supremo. No obstante, dos  sucesos relacionados con esta persona que han sucedido recientemente  pueden suponer un cierto revés en la situación: la investigación sobre la  posible implicación de Torra con los CDR en marzo de 2018, y la declaración realizada el jueves de que podría convocar un nuevo referéndum de  autodeterminación para 2022.

La posición del Gobierno tampoco se ha hecho esperar: Pedro Sánchez ha  dejado claro su apoyo a la sentencia y que no se van a conceder indultos.  También ha afirmado que no ve necesaria la aplicación de la Ley de  Seguridad Nacional (aprobada en 2015 por el gobierno de Mariano Rajoy),  por la que el Gobierno asumiría las funciones de la Generalitat, si bien es  cierto que no se ha mostrado reacio a la aplicación del artículo 155 de la  Constitución Española, que conlleva la supresión de la Autonomía, en este  caso, de Cataluña. Por otra parte, y ante la proximidad de la campaña  electoral, Sánchez ha aprovechado la situación actual de Cataluña para  aproximarse a otros partidos, como PODEMOS, PP y CIUDADANOS, que se  han reunido con él en el Palacio de La Moncloa: PODEMOS ha mostrado su  rechazo a la aplicación de la ley de Seguridad Nacional y su apoyo a la  solución a la cuestión catalana por medio del diálogo. Desde PP, Casado  (criticado en su propio partido por haber defendido la sentencia y no  haberla considerado leve) se muestra partidario de la aplicación de la Ley  de Seguridad Ciudadana, de la concesión de las competencias  penitenciarias en Cataluña al Gobierno central, para evitar que se den  privilegios a los presos procesados, así como la tipificación del delito de  referéndum ilegal y de rebelión sin violencia. Los requerimientos de  Ciudadanos son similares a los de PP, aunque ambas formaciones  aceptaban finalmente la sentencia. Asimismo, Pedro Sánchez trató de  negociar la abstención de ambos ante una posible investidura con ciertas  medidas que garantizaran la unidad nacional, la fijación de las pensiones  sobre el IPC, y una reforma en la elección del presidente por mayoría  simple de la Cámara (propuesta contraria al artículo 99.3 de la Constitución Española, según la cual, en la investidura para la Presidencia, el candidato  debe contar con mayoría absoluta en el Congreso, y en caso de no lograrse, se repetiría la sesión pasadas cuarenta y ocho horas y, esta vez sí, con  mayoría simple). Además, VOX se mostró más tajante en cuanto a la  sentencia del Tribunal Constitucional, afirmando que sí hubo un delito de  rebelión (Javier Ortega Smith estuvo presente en el juicio como parte de la  acusación popular) y que debería declararse el estado de excepción (por el que, durante un máximo de treinta días, se suprimen los derechos  fundamentales de los ciudadanos, pudiendo realizar detenciones de hasta  diez días, registros de domicilios, etc).

Y por otro lado, también se ha podido escuchar la voz internacional. Una  voz influida por la Secretaría de Estado de España Global, dirigida por  Irene Lozano, que reunió a casi todos los embajadores establecidos en  España (110 de 119) para informarles sobre las consecuencias de la  sentencia, a lo que hay que añadir un vídeo con varios ministros hablando en cinco idiomas, defendiendo la legitimidad de la sentencia. Así se ha  reflejado en el hecho de que, ante la reunión de noventa cónsules en la  ciudad de Barcelona organizada por Torra, la mayoría no acudió. En este  sentido, la Comisión Europea, el Parlamento Europeo, Francia, Alemania,  etc, declararon su respeto hacia la sentencia y su apoyo a la unidad  territorial de España (a pesar de la petición por parte de Puigdemont de una condena desde las altas instituciones de la Unión Europea hacia la sentencia del Tribunal Supremo y la actuación del Gobierno central con respecto a la reciente coyuntura en Cataluña), aunque la Comisión Europea no prestó excesiva atención a la situación  reciente con respecto al fallo del Supremo debido al problema del Brexit y  a una mayor preocupación por la formación de un gobierno estable en  España. Otros países, como Reino Unido y Estados Unidos, declararon que  el problema soberanista era un problema interno de España y aceptaban  las decisiones del Gobierno central. En este contexto, el juez Pablo Llarena  reactivó la euroorden de detención de Carles Puigdemont, exiliado en  Waterloo (Bélgica), la cual plantea varios problemas, como el hecho de que  la Fiscalía belga ha dejado en suspenso dicha orden hasta que no reciba  una traducción en neerlandés, francés, alemán o inglés, o que en el Derecho belga no existe una tipificación del delito de sedición tal y como existe en  el Derecho español, con lo que sólo se podría acusar a Puigdemont de  malversación de fondos públicos, mientras que el juez Llarena pide para él también el delito de sedición. Sin embargo, la orden ya ha tenido cierta  efectividad al impedir la entrada de Puigdemont en el Parlamento Europeo en Bruselas, junto al hecho de que si intenta salir de Bélgica, podría ser  arrestado. Pese a todo ello, ha declarado que se pondrá a disposición de la justicia belga, llegando a presentarse de forma voluntaria a pasar veinticuatro horas de privación de libertad en un centro penitenciario de dicho país en los últimos días.  No obstante, también existen algunas voces partidarias del  independentismo, como los Verdes del Parlamento Europeo, el partido  Nueva Alianza Flamenca (independentistas flamencos en Bélgica) y la  presidenta de Escocia, Nicola Sturgeon.

Por último, es conveniente resaltar la gran relevancia de los sucesos que  han tenido lugar durante estos seis últimos días, que supone un punto de  inflexión para el desarrollo del movimiento independentista en Cataluña, y que ha llevado a una escalada de violencia que se ha extendido más allá de Barcelona. Violencia sin contención ni límites. Es la discordia de la  sentencia. Es la sentencia de la discordia. “Dies irae”. “Día de ira”.

FECHA: Domingo, 20 de octubre de 2019

FUENTES: EL PAÍSEL MUNDO CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978

NOMBRE: FÉLIX NÚÑEZ RUIZ  

Deja un comentario