LA POLICÍA CARGA CON PELOTAS DE GOMA CONTRA LOS MANIFESTANTES DE CALLAO Álvaro Escobedo

Ayer sábado se convocó una manifestación por la amnistía de los presos independentistas y en solidaridad con el pueblo catalán. Cuando se preparaban para realizar una sentada pacífica en Callao, la policía cargó y persiguió a los manifestantes por dicha plaza y la zona aledaña de Santo Domingo. Las últimas de las 12 detenciones se produjeron en el barrio de Lavapiés. El total de atendidos por los servicios de asistencia sanitaria se sitúa en 26.

El llamamiento a movilizarse se produjo entre miedo a la policía: «va a haber [policía] secreta infiltrada para liarla y justificar las cargas» era un mensaje recurrente en redes sociales. También se temía a grupos de ultraderecha, que habían convocado protestas en Cibeles y de quienes se decía que esperarían a que terminara la manifestación proamnistía para dar palizas grupales a gente que volviera sola a casa.

Desde Atocha hasta Sol marcharon entre 7.000 y 10.000 personas entre cánticos de «Madrid está con el pueblo catalán», «Libertad presos políticos» y otras consignas contra la represión o a favor de los chicos de Altsasu.

Panorámica de la manifestación tras llegar a Sol. Fuente propia

Tras la lectura del manifiesto, el grupo marchó hacia Callao, donde intentaron hacer una sentada de forma pacífica. Fue ahí cuando se produjo la primera carga policial con porras. A partir de ahí, la plaza de Callao se convirtió en una zona de enfrentamiento entre los antidisturbios y UIP y los manifestantes, quienes levantaron barricadas con contenedores, mesas y lo que pudieron utilizar. Una minoría lanzó objetos a los agentes y fueron reprendidos por compañeros de manifestación y transeúntes.

La plaza de Callao después de que la policía superara la barricada. Fuente propia

Una vez acorralaron a quienes protestaban en calles más estrechas, cargaron dando porrazos y disparando pelotas de goma (infringiendo el mínimo de 50 metros de distancia que recoge la normativa sobre su uso) sobre manifestantes desarmados y sin protección. Por si fuera poco, utilizaron gas lacrimógeno en áreas con transeúntes. Una de las afectadas por este fue una chica que en ese momento cenaba en el 100 Montaditos de la plaza del Teatro Real. Describe la situación así: «Los policías cargaban, pero ya no había nadie tirando cosas y los manifestantes que cantaban reclamas ya se habían dispersado. Vimos cómo detenían a una chica que parecía menor: la tiraron al suelo entre tres antidisturbios y la retuvieron ahí unos quince minutos; no podía ni respirar de la ansiedad». «Había mucho, mucho miedo; muchas personas me preguntaron por WhatsApp si estaba bien. Al final no fue para tanto, el caos lo sembraron la Policía Nacional y los antidisturbios», añade.

Policías se abalanzan a golpe de porra sobre un manifestante que se había caído tras saltar un muro. Fuente propia.

De todos los manifestantes heridos, 15 lo fueron con tanta gravedad que tuvieron que ser atendidos por el SAMUR y 4 de ellos fueron trasladados al hospital por «heridas leves». Entre las fuerzas policiales hubo 11 heridos; el que más teniendo un corte en la pierna «potencialmente grave» por un objeto lanzado en Callao, según cuenta el gabinete de información de Emergencias del Ayuntamiento.

Fueron detenidos 10 manifestantes proamnistía y 2 ultraderechistas.

Díaz Ayuso, presidenta de la comunidad, ha pedido que se «extreme las autorizaciones» a convocatorias parecidas. Sol Sánchez, portavoz de IU Madrid, ha criticado en Twitter las cargas «injustificadas porque no había ningún disturbio» y que se ponga «en riesgo a miles de personas».

Deja un comentario