La Mayor Exposición De Auschwitz Llega A Madrid

-Angel Iglesias-

Más de un millón de personas fueron asesinadas en Auschwitz (Polonia) a manos de los nazis. El 90% eran judíos pero también murieron polacos, gitanos, prisioneros de guerra soviéticos y otros colectivos. Han pasado solo 70 años de esa barbarie. Desde 1947, el Museo-Memorial de Auschwitz-Birkenau trabaja para dar voz y preservar la memoria de ese millón de personas y también de las que sobrevivieron al genocidio de este campo de concentración. Solamente el año pasado, este lugar impregnado de horribles recuerdos, registró dos millones de visitantes.

Por primera vez en la historia, una exposición itinerante coproducida por Musealia y por el Museo Estatal de Auschwitz – Birkenau permite al mundo mirar a los ojos del Holocausto a través de más de 600 piezas originales de incalculable valor histórico y humano, testigos directos de uno de los episodios más oscuros de la humanidad. La gran mayoría de objetos y el extenso material fotográfico y audiovisual que componen este emotivo recorrido por la historia reciente no han sido nunca antes mostrada al público.

A través de esta sobrecogedora selección de objetos, cedidos por más de 20 museos internacionales, Auschwitz retrata la compleja realidad del campo y el universo de víctimas y verdugos, con una clara intención: esclarecer cómo un lugar así pudo llegar a existir y ahondar en el modo en que su existencia afecta aún hoy a nuestra visión del mundo.

La muestra se puede ver hasta junio en la sala Arte Canal antes de recorrer diferentes ciudades del mundo en siete años. Ofrece unas mil piezas procedentes, en su mayoría, del Museo Estatal Auschwitz Birkenau, que gestiona el antiguo campo de exterminio alemán situado hoy en la ciudad polaca de Oswiecim.

La exposición es una experiencia sobrecogedora y difícilmente olvidable. Además de objetos originales que reflejan el horror de lo que ocurrió allí, el zapato rojo de una víctima, una alambrada, un látigo, un traje a rayas de los presos, maletas de los deportados que desconocían su suerte inminente, las botas de un oficial nazi, ofrece un discurso narrativo que nos demuestra cómo fue posible construir la espiral del odio que desembocó en la barbarie nazi.

Deja un comentario