La JOECOM corona el Nacional

-Marta Ruíz-

El primer artículo que escribí fue de esta orquesta y esta vez me veo obligada a repetir.

El pasado día 3, un joven de escasos 22 años cumplió su sueño, debutar en el Auditorio Nacional de Madrid. La JOECOM, formada por más de 80 músicos de 35 carreras diferentes, dividió el concierto en dos partes. La primera enteramente dedicada al compositor español Juan Antonio Simarro. Comenzaron interpretando el Vals Feliz seguido de la Sinfonía por un mundo mejor, sinfonía que él define como su aportación para hacer del mundo un lugar mejor.

En la interpretación de la sinfonía, la orquesta contó con la colaboración del Coro de Jóvenes de Madrid, el Coro de las Letras, el Coro de la Universidad de la Complutense y el Coro Sinan- Kay; en total unas 200 personas bajo la batuta de Alejandro Puerta. Durante la interpretación de la obra contamos con varias sorpresas, la colaboración de varios niños y la aparición de 6 niños con síndrome de down que repartieron flores entre los asistentes. Además, entre los colaboradores se encontraban UNICEF y Dancing for the Millenium Goals.

Tras un breve descanso, la segunda parte comenzó con una increíble interpretación por parte de dos chelistas de la orquesta, Mario y Aine que dejaron al público impresionado. Después, se dio paso a La Danza Macabra de Saint-Saëns en la que Alex pidió la colaboración del público para subir a leer el poema de dicha obra. Esta pieza, con solista de violín, Pablo, contó con la sorpresa de un miembro de la orquesta que resulta tener una impresionante voz y apareció cantando por medio del público. Entre aplausos y emoción, el concierto siguió con la interpretación de la BSO de Juego de Tronos que a todos nos recordó que se acerca el invierno…

Para finalizar, la Suite nº1 de Peer Gynt donde el director fue relatando en cada movimiento la historia de este joven. Para finalizar esta obra, el coro de hombres volvió a salir al escenario para terminar el concierto.

La propina, como no podía ser de otra manera, fue uno de los movimientos de la Sinfonía por un mundo mejor. La JOECOM acabó el concierto con más de la mitad de la audiencia en pie, ovacionados y entre lágrimas de emoción. Gracias por hacernos sentir de esa manera la música, por reinventar el concepto de concierto y música clásica. Y gracias a ti, Alejandro, por comenzar un sueño en la cafetería de tu Colegio Mayor con unos 30 músicos (entre los que tuve el placer de contarme) y escasos 3 años después ponerte al frente de 200 personas, en el Nacional y delante de unos 1.800 personas.

Deja un comentario