La fiesta del fuego y el arte ya es Patrimonio de la Humanidad

-Paula Alemán-

El sueño de los valencianos se ha cumplido. El miércoles 30 de noviembre, la UNESCO se ha reunido en Addis Abeba (Etiopía) y ha aprobado entrada de las Fallas de Valencia en la Lista de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, debido a la necesidad social de preservar las artes y oficios tradicionales que de otro modo desaparecerían.

La UNESCO ha alegado que la práctica de esta fiesta cultural refuerza la unión de los ciudadanos y hace que la creatividad colectiva crezca en las comunidades. Por otro lado, el comité destacó la compatibilidad del festejo con los derechos humanos y la inclusión a cualquier grupo social.

También resaltó la gran creatividad y el rasgo satírico de las fiestas. Las fallas, celebradas entre el 14 y el 19 de marzo, simbolizan la llegada de la primavera, la purificación y el fortalecimiento de la actividad social de la comunidad. Durante estos días, las fallas llenan de vida las calles de

Valencia. Estas, llenas de sátira, ironía y humor nos hacen desternillarnos año tras año, de la economía, política y sociedad actual. Esta famosa fiesta se remonta a una vieja tradición de los carpinteros valencianos, que en vísperas a la fiesta del patrón de los carpinteros, San José, quemaban en lugares públicos las cosas que ya no les servían junto con las piezas de madera que utilizaban para elevar los candiles que les iluminaban al trabajar. En el siglo XVIII comenzaron a arder estructuras de materiales inflamables las cuales recibieron el nombre de “fallas”. A lo largo de los años estas estructuras han ido evolucionando hasta lo que son hoy en día las fallas valencianas.

Tras saberse la noticia, el concejal de Cultura Festiva de Valencia subrayó que esto supondrá una gran responsabilidad y un estímulo para mejorar las fiestas. Para celebrarlo, la Junta Central Fallera (JCF) convocó el jueves 1 de diciembre a todo el colectivo fallero para plantar una falla a los pies de las Torres de Serranos.

Deja un comentario