La Aurora Boreal

Ana Ramos- 

Aurora Boreal (del lat. aurōra, diosa romana del amanecer; boreālis, viento del norte) es el espectáculo natural que invade el cielo nocturno de las regiones polares del hemisferio norte (en el caso del hemisferio sur se conoce como aurora austral) normalmente de octubre a marzo. En concreto, enero y febrero son los meses preferidos por los “cazadores” de auroras boreales, que avistan las coloridas ondulaciones en países como Noruega, Finlandia, Islandia o Canadá. Además, en estas regiones está vinculada a numerosos mitos y leyendas. Por ejemplo, esquimales y lapones, familiarizados con las misteriosas luces, creaban leyendas fundamentadas en que la aurora boreal es un sendero estrecho y sinuoso que conduce a las regiones celestiales y que su luz se debe a la llegada de los nuevos espíritus. Pero, misticismos aparte, ¿cuál es la realidad de este fenómeno?

 

El Sol, a 150 millones de kilómetros de nosotros, emite partículas solares cargadas en las conocidas tormentas solares. Electrones y protones viajan por el espacio a gran velocidad (300-1000 km/seg) y, cuando se topan con la Tierra en su trayectoria, son desviados por el campo magnético terrestre y atraídos a unas regiones anulares alrededor del Polo Norte y Sur magnético. Aquí colisionan con los gases que componen el aire, que al ser excitados emiten luz.  ¿Algo complejo? Piensa en las luces de neón de los letreros que podemos ver por la noche. Se usa la energía eléctrica para excitar átomos de gases como el neón, el argón y el xenón. Los átomos regresan a su estado energético previo (con el que están más a gusto) liberando la energía que les sobra en forma de luz, cuyo color varía en función del gas. En el caso de la aurora boreal ocurre básicamente lo mismo pero a gran escala: cuando los diferentes gases de la atmósfera de la Tierra se ven activados por las partículas solares cargadas, estos también liberan una luz colorid (el oxígeno emite luz verde y el nitrógeno azul o rojo).

 

 

Deja un comentario