La acampada por el clima frente al Ministerio de Transición Ecológica llega a su fin, habiendo convocado a más de mil personas

-Álvaro Escobedo-

Este lunes, miles de personas se movilizaron en la denominada Rebelión por el Clima. La acción dio su pistoletazo de salida con el corte del puente de Nuevos Ministerios por la mañana y continuó con a una acampada que se mantuvo frente al Ministerio para la Transición Ecológica hasta el jueves. Tras reunirse con la ministra en funciones, decidieron que habían conseguido sus objetivos.

Ciudadanos y ciudadanas de más de 60 países se han unido para reclamar responsabilidad a los gobiernos y empresas respecto a la crisis climática, llamados por Extinction Rebellion y la agrupación de colectivos 2020 Rebelión por el Clima. En el manifiesto de Extinction se pide: que la declaración de emergencia climática lleve consigo políticas y presupuesto acordes; que «se diga la verdad» sobre la crisis y se abandone el falso optimismo; emprendimiento de acciones inmediatas (reducción de emisiones, transición verde, etc.); puesta en marcha de instrumentos ciudadanos participativos para supervisar el cumplimiento de las medidas y que la justicia climática esté en el centro de toda acción.

Miguel Rodríguez, portavoz de Extinction Rebellion España, considera que el método de la desobediencia civil no violenta es necesario porque «hemos fracasado en los últimos 50 años a la hora de conseguir reducir los impactos de la crisis climática. Se han hecho manifestaciones y se han hecho campañas de concienciación, se han dado clases o cursos en escuelas y no ha funcionado».

En 2020 Rebelión por el Clima se encuentra ―entre otros― Fridays for Future. Un miembro del movimiento declaró que «la línea de acción de Fridays va más de dar el comunicado y luego hacer la acción, pero eso ya tuvo lugar el 27S. Ahora vamos a intentar otras líneas de acción. Hay que unir fuerzas; lo importante es la causa que estamos persiguiendo».

El jueves por la tarde se consiguió trasmitir las demandas a la ministra para la transición ecológica en funciones, que dijo estar de acuerdo con las medidas, pero consideró que la situación política es «poco favorable para un cambio». La lectura que desde los colectivos hacen de este encuentro es poco optimista, pero han considerado que no podían hacer más en esta convocatoria.

De cara al futuro, seguirán con acciones locales mientras buscan mejorar la organización para que la tercera ola de rebelión internacional sea más visible y consiga ya los cambios que recomiendan los científicos.

Deja un comentario