Jonnhy Mathey, Un Pionero En El Uso De Una Prótesis Que Responde A Pensamientos.

– José Rubio Romera, Maria Mercedes Martinez Navas-

El desarrollo de la ingeniería biomédica hoy en día, está creciendo de forma exponencial, puesto que es uno de los sectores más innovadores en el campo de la medicina.  Se basa en aplicar las tecnologías más modernas  para solucionar  problemas de salud o facilitar la vida de personas discapacitadas.

Este último es el caso de Johnny Matheny, el primer hombre en tener una prótesis robótica controlada por la mente. Esta impactante noticia, supone una mejor alternativa para las personas que por alguna  causa: cáncer, accidentes de tráfico, etc.; no cuentan con alguna de sus extremidades.

El proyecto comenzó en 2009, su propósito fue crear un verdadero sustituto de un brazo humano a partir de una serie de prototipos iniciales más básicos. Tras un largo periodo de investigación, fue aprobado en mayo de 2014 por Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para su uso comercial.  A pesar de la disparatada inversión que supuso, 120 millones de dólares, su aplicación ha sido todo un éxito. El brazo articulado consta de un diseño modular conectado a la corteza cerebral para que este pueda realizar los movimientos que dicta directamente el cerebro.

Después de ver el triunfo de los resultados, ya se ha fijado un nuevo objetivo; plantear  una nueva actualización de la prótesis robótica, la cual  consistiría en la conexión del brazo a la corteza sensorial, lo que permitiría dotar de tacto la extremidad de la persona portadora.

El coste de financiación del proyecto fue elevado, así como lo es disfrute de esta nueva tecnología que queda al alcance de muy pocos.

Screenshot_2015-11-25-17-29-51-2

Deja un comentario