Holocausto en Chechenia

-Julia González-

Hace unos días saltaba la noticia en twitter sobre unos campos de concentración para homosexuales en Chechenia.

Hasta entonces poca gente tenía conocimiento de estos lugares y desde ese momento, medios de todo el mundo han escrito sobre esto. En el CMU Santa María de Europa también nos hemos hecho eco de esta noticia y queríamos aportar nuestro granito de arena para dar a conocer esta causa a aquellos que desconozcan el tema.

El diario ruso antisistema Novaya Gazeta fue el primero en informar sobre esto con un artículo en el que recogía testimonios sobre la situación que viven miles de homosexuales tanto en esta región del Cáucaso, como en estos campos de concentración.

Para aquellos que no lo sepan Chechenia formalmente es parte de Rusia, pero funciona como un Estado casi independiente. Practican la religión islámica y uno de los delitos más graves que puede cometer alguien es deshonrar a su familia. En un principio quien deshonraba a su familia, ya sea por haber sufrido una violación y por eso no poder contraer matrimonio o, lo que es más común, ser homosexual, era asesinado por el patriarca de ésta, y quedaba en el ámbito privado. Sin embargo, según informa Novaya Gazeta, Chechenia ha dado un paso más a favor de la homofobia: el Gobierno Checheno ha abierto campos de concentración a los que son llevados los homosexuales detenidos.

En ellos además de sufrir humillaciones son torturados brutalmente con electricidad, latigazos, violaciones entre otros muchos actos hasta llevarlos a la muerte. Hasta ahora se conocen cuatro campos de concentración pero el Gobierno checheno ha negado su existencia alegando que “en Chechenia no hay gays” y que “Es imposible perseguir a quien no existe en la república. Si hubiera gente así, las fuerzas de la ley no tendrían que preocuparse por ellos, porque sus propias familias se encargarían de mandarles a un lugar del que jamás regresarían.”

Contrariando esta declaración varios medios de comunicación coinciden en que el presidente de la república ha visitado estos campos y que el objetivo de ellos es limpiar Chechenia de cualquier orientación sexual que no sea la “tradicional”.

Entre estas afirmaciones se encuentra la de Yelena Miláshina, una periodista amenazada de muerte por investigar sobre este caso. Elena le contaba a la BBC: “Sabemos de cuatro prisiones secretas. Dos se encuentran en Grozny, la capital chechena, y hay una en Argún, donde tenían detenidos a gays… allí les golpeaban, torturaban y asesinaban.”

Para finalizar el artículo aquí os dejamos algunos testimonios de algunas víctimas:

“El lugar al que me llevaron aparente ser un sitio abandonado, pero no lo es en absoluto. Parece más una prisión cerrada de cuya existencia nadie sabe nada.”

“Nos atacaban con pistolas de descargas eléctricas. Es muy doloroso. Aguanté el dolor como pude, pero pronto perdí el conocimiento y caí al suelo. Sólo podía gritar y llorar.”

“Seguir manteniendo el contacto con mis amigos es peligroso… Algunos chicos empezaron a quedar entre ellos y hablar de sus problemas: al poco tiempo todos fueron detenidos.”

“Nos prohibían apagar nuestros teléfonos a la espera de recibir algún mensaje o llamada. Cualquier hombre que llamase o escribiese se convertía en una nueva víctima.”

Deja un comentario