Harry Styles En Una Nueva Dirección

-Ane Mateos-

Hace aproximadamente un año salieron a la venta las entradas del tour para poder disfrutar de
su tan ansiado primer disco como solista, el cartel de “sold out” ha sido colgado en la mayoría
de los países y una lista de críticas positivas verifican el talento y el trabajo tras este disco y
tour mundial.

31 de marzo del 2018, WiZink Center, Madrid. Muchos nos reuníamos en el mítico palacio de
los deportes para disfrutar de nuestro ídolo, la espera de un año parecía no ser suficiente y
unos problemas técnicos se encargaron de crear aún más expectativa. Tras media hora de
intentos fallidos, dio comienzo el evento musical y todo quedo en una anécdota que se perdió
entre los grandes momentazos que nos ofreció a continuación.

El que fue miembro de la banda británica “One Direction” (yo fan desde entonces), se
encuentra muy alejado del pop comercial en este nuevo proyecto: Only Angel fue la canción
inaugural, desenfadada pero con fuerza, prometiendo una noche apoteósica. Ever since New
York nos recordó al soft pop de los setenta. Entonces nos sorprendía con Two ghost, una
balada country con pellizcos eléctricos y cantada con delicadeza. Carolina nos mantuvo a todos
en pie y Medicine, un himno a la bisexualidad fue recogido con banderas arcoíris que el mismo
Harry ondeó. Es una nueva etapa de su vida, pero él no olvida quien es ni de dónde viene, es
un artista con los pies en la tierra y quiso cantar sencillos cantados con su antiguo grupo que le
han llevado a donde está: What Makes You Beautiful nos dejó de todo menos indiferentes, una
nueva versión muestra de su evolución; que los fans, aquellos que estamos desde el principio,
bailamos y cantamos como si no existiera un final. Una magnifica versión de The chain
(Fleetwood Mac) fue también de sobresaliente y es necesario hablar de Sign of the times, una
balada épica y perfecta mientras ondeaban miles y miles de linternas móviles. Finalmente,
Kiwi, hit que puso el broche apoteósico que pedía a gritos la noche.

Sin embargo, Harry no solo nos gusta por su música, nos gusta él: su carisma, generosidad,
naturalidad y humildad. Nada ha cambiado en él desde aquellos inicios en “Factor X”, está
mucho más maduro, pero sigue sonriendo de la misma manera, bailando en su estilo personal,
charlando con el público con gran espontaneidad y disfrutando como si fuese su primera vez
sobre el escenario. Esto fue el 31 de marzo del 2018, fecha que muchos recordaremos durante
un largo periodo de tiempo.

Deja un comentario