HALLAZGO DEL CUERPO DE JULEN TRAS DOCE DÍAS ATRAPADO

-Guillermo Pinedo-

El pequeño Julen ha sido al fin encontrado en las profundidades del pozo de Totalán (Málaga) tras doce días de trabajo para encontrarlo.

Julen, el niño malagueño de dos años que quedó atrapado en las profundidades de un pozo en el pueblo de Totalán, ha sido finalmente encontrado tras doce días de trabajos intensos y de alto riesgo. Todo comenzó cuando Julen y sus padres, con unos amigos de la familia, fueron a inaugurar una finca familiar en dicho pueblo. Mientras el padre preparaba la comida, el niño que correteaba por allí, cayó en las profundidades de un pozo como una palma de la mano de diámetro y con una profundidad de más de 100 metros. El padre intentó agarrarle, pero, tras dejar de escuchar sus lloros, se dio cuenta de que era imposible. Así, como sobre las dos de la tarde, un matrimonio que hacía senderismo llamó al servicio de emergencias e intenta calmar a la familia.

Tras la llegada de los servicios de emergencia, meten una cámara robotizada al interior del pozo, pero a unos 70 metros de profundidad descubren que es imposible ya que al haber habido un desprendimiento, el niño podría estar debajo de un gran cúmulo de tierra, pero encontraron una bolsa de golosinas y un vaso, por lo que había evidencias de que el niño estaba allí.

Al ver todas las dificultades que había para llegar al niño y también los pocos recursos que había para llevar a cabo esta gran labor, se solicita, gracias a un ingeniero de caminos de Málaga, maquinaria de Asturias, la mejor de España, para realizar un túnel vertical y paralelo al pozo, y luego otro horizontal que llegaría hasta donde el niño se encontrara. Pero a causa de la larga distancia y el recorrido que habría que recorrer hasta Málaga, se retrasó e hizo preocupar más al padre, que se encontraba en una situación depresiva.

Los trabajos para llegar a Julen se iban retrasando poco a poco por la inestabilidad de la tierra y por el mal tiempo. Pero aún así, tanto la maquinaria como la perforadora, iban avanzando y lograron realizar lo planeado, los dos túneles vertical y horizontal. Finalmente, llegan hasta donde esperaban encontrar a Julen, y en la madrugada del sábado 26, encuentran el cuerpo sin vida del pequeño.

Hay que añadir también que la familia perdió otro hijo, a Oliver, hace dos años, que sufrió un paro cardiaco mientras jugaba en su casa. Los médicos se confundieron con el diagnóstico, por lo que 21 días después, Oliver, que iba con su prima por el paseo marítimo del malagueño barrio de El Palo, sufrió un ataque al corazón y falleció en el momento.

Deja un comentario