Gustavo Dudamel a la batuta de un concierto de año nuevo diferente

-Marta Ruíz-

Con sólo 35 años, el joven venezolano fue el encargado de ponerse al frente de la Orquesta Filarmónica de Viena en la Sala Dorada de la Musikverein de Viena.

Este concierto tuvo lugar por primera vez el 1 de enero de 1940 y hasta la fecha sólo se suspendió una vez por ataques aéreos de la guerra en 1945. Se retransmite a lo largo de todo el mundo para una audiencia cada año mayor, se estima en unos 1.000 millones de personas en 70 países diferentes.

La música interpretada se basa en obras de familia Strauss y sus contemporáneos, además, de los bises obligatorios. Después la felicitación de Año Nuevo de toda la orquesta, interpretaron el famoso vals de El Danubio Azul seguido de la Marcha Radetzky y a ritmo de las palmas del público, se daba por finalizado un año más este concierto.

A pesar del enorme peso que caía sobre sus hombros y de ser el director más joven en dirigir este concierto, Dudamel consiguió poner en pie a todo el público. Con un programa alegre y optimista con numerosas sorpresas, como la entrada de bailarines danzando entre el público, logró entusiasmar a los asistentes con los valses y polkas imprescindibles para los vieneses. 2 horas de música, 15 piezas y un sueño hecho realidad para Dudamel, actual director de la

Filarmónica de Los Ángeles y de la Simón Bolívar de Venezuela, que además, coincidió con el 175 aniversario de la creación de la exitosa orquesta.

Al año que viene, el elegido para dirigir este concierto ha sido Ricardo Mutti y espero, un año más, llegar a tiempo de disfrutarlo.

Deja un comentario