Gibraltar: Vuelta a las tensiones

-Félix Núñez-

Un punto del acuerdo de la UE para la salida del Reino Unido que genera dudas sobre el futuro del Peñón, da pie al debate con el Ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell

  Durante la reunión celebrada el lunes 19 de noviembre entre los representantes de los (ya podemos decir) 27 estados integrantes de la Unión Europea en Bruselas, para decidir definitivamente la salida del Reino Unido de la Unión, el acuerdo alcanzado (que consta de 585 páginas y 185 artículos) ha generado serias dudas al Ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, sobre la situación de Gibraltar a raíz del Brexit. Éste último ha afirmado recientemente, que debe “quedar clara la interpretación de ese texto de que las negociaciones entre la Unión Europea y el Reino Unido no se aplican a Gibraltar”.

El Peñón vuelve a ser objeto de polémica tras tres siglos de dominación inglesa, desde que cayera en manos holandesas y británicas en 1704, durante la Guerra de Sucesión Española, y fuera ratificada su dominio por Gran Bretaña con el Tratado de Utrecht de 1713. La situación de Gibraltar en un cierto margen de tensión internacional por la crítica de la misma Asamblea General de la ONU, que la critica por ser incompatible con la Resolución 1514 (XV) sobre Descolonización, así como debido a su naturaleza como paraíso fiscal, destino de entidades fantasma de grandes empresarios en busca de la evasión fiscal.

Así pues, en una lectura realizada por parte de la delegación diplomática española, al observarse este conflictivo este conflictivo punto en el mencionado artículo 184, planteando la posibilidad de que las negociaciones (mantenidas desde varios años atrás) sobre la cosoberanía de Gibraltar entre España y Reino Unido quedasen anuladas al no estar integrado este último país en la Unión Europea (tradicional moderadora de este conflicto), se ha abierto de manera inevitable el debate.

El mismo negociador del acuerdo, el francés Michel Barnier, ha sido puesto contra las cuerdas por el ministro Borrell, al afirmar este último que España no llegaría a ningún acuerdo en el que se comprometieran los acuerdos actuales sobre el Peñón. En relación con esto, también ha surgido la polémica alrededor del hecho de que el acuerdo, incluyendo ese punto, había sido conocido por el gabinete de Downing Street (con la Primera Ministra Theresa May a la cabeza) antes de la entrega del mismo a los demás miembros firmantes del acuerdo el miércoles 14 de noviembre, no llegando a la atención de España hasta el lunes 19, lo que ha contrariado considerablemente al ministro Josep Borrell y toda la delegación enviada a Bruselas.

No obstante, tras reunirse con Barnier, el señor Borrell ha reconducido su posición al ser consciente de lo frágil del acuerdo, logrado con un consenso muy difícil entre los 27, teniendo en cuenta además que debe ser adoptado definitivamente este mismo domingo 25 de noviembre.

En suma, la Unión Europea ha vuelto a hacer hincapié en las tensas relaciones entre España y Reino Unido con motivo de la soberanía de Gibraltar, en un clima de grave tensión internacional por el proceso del Brexit y todas las consecuencias que conlleva para los ya 27 miembros, un grave problema que sólo puede ser resuelto con un esfuerzo diplomático de ambas partes, con la mediación de la Unión Europea.

Deja un comentario