Felipe de Edimburgo se despide de la vida pública

-Irene Miaja-

Felipe de Edimburgo, consorte de Isabel II de Inglaterra durante 69 años ha decidido retirarse dela vida pública a sus 96 años. No obstante, esto no afectará a la reina, que a pesar de sus 91 años sigue gozando de fortaleza para asistir a los eventos que la corresponden, aunque declara que echará de menos el enorme apoyo que ha recibido del duque durante las últimas 7 décadas.

En realidad, esta noticia supuso un alivio. Tras una filtración del tabloide Dayli Mail, justo en la mañana de las elecciones locales, sobre una reunión de urgencia en Buckingham, las redes comenzaron a llenarse de especulaciones sobre la salud de Felipe e incluso de la propia reina.

El palacio de Buckingham tomó cartas en el asunto y desmintió todas estas falsas afirmaciones y anunció la decisión del duque, todo ello por la plataforma de Twitter. Este comunicado aclara que los motivos de su retirada no son de salud, sino de su evidente avanzada edad que supone cierto obstáculo para realizar los actos. Además, el artículo alienta a los británicos que valoren el enorme esfuerzo que realiza su reina, que sigue y seguirá realizando la tarea que le ocupan a pesar de su también avanzada edad.

Todo esto ha comenzado a abrir dudas sobre quién debe suceder el trono cuando la reina que de momento goza de salud para continuar unos cuantos años más en el trono, ya no esté. Su hijo actualmente tiene 68 años de edad, una edad muy avanzada para tomar la corona. Por ello, contra la voluntad del príncipe y de la casa de los Windsor, los hay que se inclinan porque sea su hijo quien suceda a la reina, que además ya ha asegurado una descendencia a la corona con dos niños.

La vida del príncipe griego que se unió a Isabel en 1947 ha estado llena de críticas políticas, pero a la vez, grandes elogios por parte de los británicos, que tienen en cuenta que ha sido el consorte más longevo del país y que ha estado apoyando como el que más a la reina, siendo uno de los 5 miembros más activos de la familia real dejando con orgullo y la cabeza bien alta los actos sociales para poder descansar y vivir tranquilo sus últimos años de vida.

Deja un comentario