ESPECIAL ELECCIONES: Debate a 7 (Parte II)

-Guillermo Suárez- El tercer bloque fue relativo a medio ambiente, igualdad y políticas sociales. Gabriel Rufián propuso una Ley de Emergencia Climática, basada en el fomento de energías renovables, la reducción del uso de plástico y una política contra los gases de efecto invernadero, a semejanza de la que ya se propuso en el Parlament de Catalunya. La candidata del PSOE profundizó en la desigualdad de género, con propuestas como la lucha contra la trata y la modificación de la ley relativa a abusos sexuales y violaciones. Cayetana Álvarez-De Toledo, por su parte contestó a la portavoz del PSOE con su particular cosmovisión del feminismo, afirmando que no tiene por qué existir un consentimiento explícito a la hora de tener relaciones sexuales, afirmando que “no todos los hombres son violadores”, y negando en todo momento que el feminismo sea un movimiento exclusivo de la izquierda, aunque en base a sus afirmaciones, dudo bastante que lo que ella defiende pueda si quiera parecerse al feminismo. De hecho, su afirmación de que “que no haya un sí, no significa no”, fue otro de los momentos más polémicos, recibiendo peticiones por parte tanto de Irene Montero como de Inés Arrimadas a retirar dicha afirmación, a lo que Cayetana Álvarez de Toledo se negó. Con respecto al cambio climático, demandó una serie de estudios basados en el rigor científico y no en “supersticiones”. La portavoz de Ciudadanos centró su discurso en la conciliación, presentando propuestas como la igualdad de permisos de paternidad y la gratuidad de las guarderías de cero a tres años. Por su parte, Aitor Esteban, candidato del PNV, enfatizó la importancia de las medidas sociales para evitar el aumento de las desigualdades, y continuar en la búsqueda de una igualdad de géneros real. Le siguió en el orden de intervenciones el candidato de VOX, quien comenzó proponiendo una medida sumamente populista como es la subida de las penas, más en concreto, propuso la cadena perpetua para todos aquellos asesinos y violadores, en contra de los principios del sistema penitenciario español que, en principio, se basan en la búsqueda de la reinserción, si bien en la realidad no es en absoluto así. Es un mensaje preocupante, porque el mensaje de subir las penas tiene un calado fácil en la sociedad, si bien España ya es uno de los países con las penas más altas de Europa, lo cual es peligroso porque ante casos dramáticos que conmocionen la opinión pública, las penas existentes siempre parecerán insuficientes, por lo que no habría ningún límite para este tipo de demandas. Además, Espinosa de los Monteros mostró su descontento con que no se encontrase la inmigración ilegal entre los temas a tratar en el debate, comentando el peligro que, según él, suponen los MENAs o menores extranjeros no acompañados para la sociedad española, a pesar de que la inmensa mayoría de las noticias de altercados relacionados con menores extranjeros sean noticias falsas. El portavoz de VOX cuestionó además del fin de las políticas medioambientales propuestas por los demás partidos, afirmando que su objetivo no es otro que coartar las libertades individuales y establecer una nueva serie de redes clientelares, no haciendo además ninguna propuesta en materia de medio ambiente.

El último bloque fue el relativo a gobernabilidad y pactos. El primer turno correspondió a la portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas, quien culpó a Pedro Sánchez del bloqueo y aseguró que desde su partido siempre se encuentran dispuestos a negociar, si bien esto choca con el veto frontal que impuso su partido a una posible investidura de Pedro Sánchez desde el primer momento. Además, afirmó que la primera opción para su partido sería el Partido Popular, si bien las estadísticas apuntan a que dicha coalición no obtendría la mayoría necesaria, ni siquiera con el partido VOX que según las encuestas les superaría en escaños. Sin embargo, Espinosa de los Monteros afirmó que la preferencia real de Ciudadanos era el PSOE, debido a la propuesta enviada a última hora por Albert Rivera, sin ninguna intención real de llegar a un acuerdo. Sin embargo, Inés Arrimadas mostró una actitud ambivalente al respecto, ya que de igual manera criticó duramente al Partido Socialista, como se jactó de haber intentado llegar a un acuerdo con él, justo tras afirmar que su primera opción para llegar a acuerdos era el PP. Esta contradicción fue explotada por Cayetana Álvarez de Toledo, quien además le recriminó la negativa de Ciudadanos a concurrir de manera conjunta a las presentes elecciones. Por su parte tanto Gabriel Rufián de Esquerra, como Aitor Esteban del PNV, hicieron un llamamiento a la negociación y al diálogo para poder formar un gobierno estable para España, situación paradójica siendo ambos candidatos de partidos nacionalistas. Finalmente, Irene Montero recriminó la actitud del Partido Socialista con respecto a Podemos, así como las múltiple trabas que puso Pedro Sánchez en las negociaciones infructuosas de las pasadas elecciones.

El debate concluyó con el ya clásico minuto de oro, comenzando por el candidato de VOX, donde se posicionó como el único voto útil para hacer frente a las políticas de Pedro Sánchez. Gabriel Rufián, de Esquerra le siguió en el minuto de oro, que destinó a hacer un llamamiento a la democracia, a la solución política de los problemas políticos como el de Catalunya. Por su parte, Cayetana Álvarez se posicionó como la única candidata capaz de hacer frente al desorden constitucional en Catalunya, insinuando que cualquier voto distinto de el Partido Popular, equivaldría a tirar el voto. El PSOE hizo alusión en su minuto de oro a la lucha contra el machismo, la regeneración política y la protección de la seguridad social. La portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas, posicionó a su partido como la única alternativa a PP y PSOE, haciendo alusión a los casos de corrupción de dichos partidos y a sus pactos con las fuerzas nacionalistas. Aitor Esteban, del PNV destinó su minuto a criticar la Espectacularización de la política y a la falta de voluntad de negociación de los políticos estatales. El minuto de oro más llamativo fue el último, el de Irene Montero de Unidas Podemos, quien leyó un pequeño texto que reflejaba la extenuante jornada de una trabajadora de servicios sociales, quien tenía contrato en una empresa propiedad de Florentino Pérez. La portavoz utilizó el documento para poner de relieve las grandes desigualdades económicas presentes en el país, pidiendo finalmente el voto posicionando a su partido como el único capaz de hacer frente a las grandes fortunas y grupos de presión. Tras los minutos de oro finalizó la emisión del debate, que duró aproximadamente algo más de dos horas.

Deja un comentario