Épica, aunque esperada victoria

-Javier Aguilera Ferrando-

En primer lugar;aunque el horario del comienzo del partido no fuese nada llevadero (14:00), muchos de nuestros guerreros, que tenían clases por la mañana y no habían comido, lucharon por llegar a todo correr al campo de Cantarranas con la máxima energía posible. Así pues, una vez en el campo de batalla y realizado el calentamiento protocolario, la emoción se empezó a palpar en el ambiente conforme la también muy sacrificada afición del Europa empezaba a ser numerosa.El pasado lunes 3 de diciembre, nuestros queridos jugadores del equipo de rugby del Santa María de Europa, de nuevos en adelante, hicieron un gran sacrificio antes, durante y después del partido para debutar en liga contra el respetable equipo filial del Cisneros.

Desde el minuto 1 hasta el minuto 40, los 15 del Europa se mostraron prodigiosos a nivel individual, pero sobre todo colectivo. Nuestros “gordos”, quienes normalmente siempre habían estado a un gran nivel, alcanzaron esta vez un nivel estratosférico; destacando entre ellos, al imparable Yeyo, quien a base de fuerza, pudor y palmetazos dejó a la delantera del Cisneros B sin opciones de forzar el ruck (a no ser que, más de 4 jugadores contrarios se engancharan a modo de lastre a sus fornidas piernas). Sin embargo, la mayor sorpresa vendría de parte de la línea, quien se mostró efectiva y solidaria en el juego de pelota (rápida en el pase medido y con receptores que no dejaban que ningún balón se les escurriese de las manos), llegando incluso a ensayar Arroyo, quien jugaba de ala, gracias a que se completaron jugadas ensayadas como “la verde”. En definitiva, los ensayos fueron subiendo al marcador (casi siempre de 7 en 7, gracias a las buenas patadas se Sarasa, Rubén y Rodri), durante un partido que ni fue de menos a más ni de más a menos, ya que el nivel de juego del Europa siempre fue máximo e inmejorable, dejando sin opciones a nuestros contrincantes blanquiazules.A este gran desempeño de los jugadores, se sumaron los cánticos de colegiales y excolegiales del Europa, quienes entonaron los himnos del Europa a pleno pulmón. Finalmente, el resultado fue de un abultado 46-0 a favor de los nuestros; materializándose la gran sensación que dejó nuestro equipo contra el Cisneros en las semifinales de su torneo, a quien hizo sudar, a pesar de que saliésemos derrotados por un ajustado 10-7.

Sin embargo, toda la épica no acabaría aquí, dado que los nuevos, orgullosos, recibieron el tradicional bautizo en barro, conmemorando su estreno en liga. Para después, durante el tercer tiempo, sentenciar la victoria en el perpetuo, inmortal e imperecedero foro del Europa.


Deja un comentario