Entrevista a Manu, cocinero del mayor

-Aurelio Aranda Segura y Marta Ruiz Moreno-

¿Cuándo llegaste al mayor y cómo fue esa llegada?

Llegué aquí hace 8 años, yo venía de una residencia de ancianos y me propusieron cambiar al colegio. Decidí inmediatamente venir, me llamaba la atención trabajar con gente joven y fue muy emocionante.

¿Cómo crees que ha cambiado el Santa desde tu llegada? 

Ha cambiado mucho, antes se estaba mejor. En el salón, para atender a los chavales estábamos 3 cocineros sólo y más tarde nos quedamos dos.

¿Cómo es tu relación con los colegiales?

Estupenda, me llevo con todos genial, creo. Aunque habrá alguno al que le caiga mal pero no he tenido nunca una discusión con nadie.

¿Qué te parece tu profesión?

La más bonita del mundo sin ninguna duda. Yo vengo de restauración por lo cual no se puede crear a lo que yo estaba acostumbrado a trabajar y me tengo que adaptar a la cocina colectiva.

¿Crees que habrá un año en el que se logre mejorar la calidad de la comida?

Claro que sí, pero vamos la comida en general está bien. Son 3 primeros y 3 segundos durante todos los días y al final por mucho que quieras cambiar, acabas cansado. También hay que tener en cuenta el dinero que la Complutense da a la empresa, que no es demasiado, y es que todo va en función de ello.

¿Cómo definirías los ideales del colegio?

Todo lo relacionado con el colegio me parece algo genial, pero ya sabes cómo funciona esto, si vosotros me tenéis que aguantar a mí, yo os tengo que aguantar el triple a vosotros, que más de uno se piensa que esto es una oficina.

¿Echas en falta algo a la hora de tratar con los colegiales?

No echo nada en falta, bueno… que las chicas me trataran mejor (risas). Esto es un tema que va en función de la persona y yo me considero una persona alegre.

¿Te ves muchos más años trabajando aquí?

Hasta que me jubile.

¿Qué opinas sobre el funcionamiento del colegio?

Yo opino que todo funciona perfectamente, aunque yo cambiaría los actos de integración, son muchos días, yo cambiaría el estar dos meses de actos de integración por una semana, eso sí, una semana a lo grande.

¿En qué crees que ha cambiado tu forma de ser, de pensar incluso de cocinar desde que llegaste al colegio?

Yo sigo igual, sigo igual de loco que cuando llegué (risas), bueno creo que ahora estoy peor, lo que sí que veo es que los colegiales estáis mucho más tranquilos que cuando llegué, cuando entre no os podéis ni imaginar lo que había aquí.

Una anécdota…

El año en que España ganó la Eurocopa, todos los días el bar se llenaba, y había un chaval que tenía una trompeta y empezaba a tocar el himno nacional, aquello era la hostia, entonces me venían a buscar a mí y empezábamos a liarla en el bar, lo mismo nos juntábamos doscientas personas, entonces ahora cuando voy y veo cinco personas digo menuda mierda, yo he llegado a ver peleas aquí por el fútbol.

Deja un comentario