El voluntariado desborda la preparación de la cumbre del clima en Madrid

Cuando Voluntarios por Madrid abrió el plazo para que personas se inscribieran para ayudar con la cumbre del clima (COP25), poco esperaban alcanzar las 2000 peticiones en cinco días. Estos ciudadanos desempeñarán funciones de todo tipo (aún por especificar) durante la cumbre, que tendrá lugar del 2 al 13 de diciembre. Desde el martes anterior se han repartido por Madrid en puntos de información; la organización quiere que el evento sobrepase el mundo político-diplomático: «se trata de que la ciudadanía participe», dijo Concepción Fernández, jefa del departamento de voluntariado del Ayuntamiento de Madrid.

Tras 24 muertos confirmados, casi 3000 heridos y más de 7000 detenidos, las protestas en Chile se han cobrado otra víctima más: la COP25. Fue la ONU quien anunció que Madrid acogería el evento tras la renuncia del presidente chileno, Sebastián Pilera, a ser los anfitriones.

«Normalmente necesitamos un año o un año y medio para organizar este tipo de eventos. Madrid lo está haciendo en cuatro semanas», reconoció el director de la Secretaría de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC, por sus siglas en inglés). «Las COP son los eventos anuales más grandes organizados por la ONU. Trae entre 20000 y 30000 personas. Necesita instalaciones de última tecnología para que los gobiernos puedan negociar, hay que tener en cuenta la seguridad y todo se tiene que llevar a cabo de forma sostenible», añadía un miembro del mismo organismo.

Las cumbres del clima se iniciaron en 1992, en Río de Janeiro. Se reúnen Estados, organizaciones internacionales, ONGs… Ahora mismo buscan sacar adelante la Agenda 2030 de Objetivos de Desarrollo Sostenible. Entre estos se encuentra acción por el clima, pero también educación de calidad, igualdad de género, erradicación de la pobreza extrema, etc. En el corazón de estas reuniones, en palabras de Concepción Fernández, está el voluntariado que las hace posible.

100 voluntarios estarán presentes en cada turno de mañana o tarde en IFEMA durante la duración de la cumbre. La directora del departamento de voluntariado admitía que, por el poco tiempo disponible, no será posible clasificar a los ayudantes según puntos fuertes, habilidades o especialidades. Todos participarán indistintamente en apoyo a la organización, en los medios y en cualquier tarea que sea necesaria.

Por su parte, los altos cargos implicados deben comprometerse con medidas que conviertan los objetivos de París en una realidad. Tienen el aliciente de que el Parlamento Europeo haya aprobado por mayoría absoluta el jueves 28 una resolución que señala que el planeta vive una «emergencia climática». «Nos ha llevado 21 años llegar a los Acuerdos de París y, ahora que lo hemos conseguido, el cambio climático se nos ha echado encima», admitió el director de la Secretaría de la UNFCCC.

Deja un comentario