El Píldoro: Un Paso Hacia La Igualdad

—Andrea García García—

El último movimiento hacia la igualdad y cambio de rol está tomando nombre propio. Se trata de la pastilla anticonceptiva para hombres.

a

Tras obtener los resultados del experimento de un grupo de investigadores en la Universidad japonesa de Osaka— publicados en la revista Science—,  se ha planteado la posibilidad del desarrollo de este método anticonceptivo probado previamente en ratones.

Este progreso resulta asombroso, ya que hasta el momento, las opciones anticonceptivas para el hombre han sido muy reducidas: el preservativo, la abstinencia o la vasectomía. Los intentos de llevar al mercado métodos parecidos a los tratamientos hormonales de las mujeres han fracasado, debido a los efectos secundarios o la dificultad para alcanzar la eficacia deseada sin tener que asumir inversiones millonarias.

Sin embargo, la píldora anticonceptiva oral femenina ha convivido con las mujeres desde su origen en la década de 1960. Este método les ha proporcionado una forma segura, eficaz y reversible de anticoncepción. La píldora es muy eficiente, situándose entre el 97-99% de éxito. No obstante, tiene una serie de efectos secundarios: pueden provocar náuseas, sensibilidad en los senos, dolores de cabeza, aumento de peso, cambios de humor, pérdidas menstruales, una disminución de la libido y una alteración de la visión.

b

A pesar del inmenso progreso, no deja de estar en una fase temprana de desarrollo del fármaco. Además, faltaría comprobar la efectividad en seres humanos. El problema reside en que la fertilidad de la mujer se rige por ciclos, mientras que en el hombre es constante, es decir, producen espermatozoides siempre fértiles. Por ello, se plantea la contracepción farmacológica cambiando el método y tratando de anular la aptitud de los espermatozoides.

Como he dicho anteriormente, el experimento de los investigadores se realizó con ratones. Durante el proceso, los científicos comprobaron que dos fármacos, la ciclosporina A (CsA) y el tacrolimus (KF-506), tenían un efecto en la fertilidad, cuando normalmente son empleados como depresores del sistema inmunitario para reducir el rechazo en trasplantes.

Los investigadores hicieron pruebas in vitro para analizar la causa exacta de la  incapacidad del esperma. Comprobaron que la fase de hiperactivación de los espermatozoides fallaba, es decir, se producía un cambio en el patrón de movimiento dentro de la fase de capacitación de estas células (lo que les permite llegar al óvulo y fecundarlo). El tiempo de espera previsto para la introducción al mercado de esta píldora es de al menos una década.

Por lo tanto, estamos cada vez  más cerca de que la carga anticonceptiva deje de recaer únicamente sobre los hombros de la mujer. Esta invención nos ofrece la oportunidad de involucrar a los hombres en las responsabilidades de la fertilidad y poder caminar juntos superando los estereotipos de género perjudiciales para la mujer. Las relaciones, como todos sabemos, son cosa de dos.

c

FUENTES:

Deja un comentario