DOS INVESTIGACIONES RELACIONAN LA FALTA DE SUEÑO Y LA PLACA DENTAL CON EL ALZHÉIMER

-Rodrigo Fernández-

El alzhéimer, una de las enfermedades más crecientes y más desconocidas (40.000 casos nuevos cada año en España, con un total de 800.000 afectados) avanza, un paso más, hacia la erradicación gracias a estos dos novedosos y rompedores estudios que relacionan el padecimiento de esta enfermedad a factores tan dispares, como a priori irrelevantes, como son la falta de sueño y la placa dental producida por una bacteria que causa gingivitis.

El estudio se basa en dos ensayos en animales y muestras humanas, que han permitido esclarecer algo más la base científica de la enfermedad: la acumulación de dos proteínas en el cerebro, más concretamente en el espacio intersticial entre neuronas, de dos proteínas, la tau y la beta-amiloide. Si bien este hecho ya era conocido, la importancia de estos dos estudios llevados a cabo por sendos laboratorios americanos, es relacionarlo directamente con estos dos inesperados factores.

Uno de estos estudios, el llevado a cabo por un Laboratorio de la Universidad de Washington en San Luis (Misouri), midió la proteína tau en el cerebro de ratones y en el líquido cerebroespinal de personas. En los animales se observó una relación directa entre la cantidad de esta proteína y el estado de vigilia. Durante el sueño, la segregación de tau baja, y cuando el animal se despierta, esta aumenta hasta un 90%, en condiciones normales. Si se somete al roedor a un periodo de vigilia forzado (30 horas o más), la concentración sube hasta duplicar el nivel durante el sueño. En los humanos se da un proceso similar. Esta variación en la tau se une al de la otra proteína que se considera clave en el desarrollo del alzhéimer, la beta-amiloide, de la que también se ha descrito una relación con la falta de sueño.

El segundo estudio se trata de un trabajo publicado por la reputada revista Science Advances, da una explicación de por qué se produce el aumento de la beta-amiloide. El estudio relaciona el alzhéimer en ratones con la Porphyromonas gingivalis, una bacteria “clave en la periodontitis crónica”, como la definen los autores del trabajo, que firma en primer lugar Stephen S. Dominy, profesor asociado de la Universidad de California en San Francisco y cofundador de la empresa Cortexyme, creada precisamente para explotar este tipo de trabajos. David Herrera, profesor de la Universidad Complutense de Madrid y experto de la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA) afirma que el trabajo es “un golpe de mano en un campo en el que llevábamos trabajando 15 años”. “La relación de la periodontitis y el alzhéimer se estudiaba desde hace tiempo, pero en el artículo se fija el mecanismo de la interacción”, añade.

Si bien es cierto que estos estudios suponen un innegable avance en la investigación de esta enfermedad, los expertos advierten de que hechos como pasarse la noche en vela no deben asociarse directamente con un futuro desarrollo de Alzhéimer, pero puede ser una buena forma de prevenir la enfermedad cuidar la placa dental y tener un mínimo de horas de sueño.

Deja un comentario