Donald Trump es una realidad

-Alejandro Pintos Alcarazo-

¿Ha llegado a occidente una nueva forma de hacer política? O simplemente un tarado narcisista anda buscado atención para lucrarse, al erigirse como una de las personas más importantes y poderosas ante todo planeta ( Su fortuna ha crecido 190millones de dólares desde el comienzo de su carrera presidencial); incluso se puede ir mas allá,  y pensar que este niño de 70 años no solo se preocupa por el aspecto económico sino que pretende ser una referencia social, política y económica en todo occidente, lo que probablemente suscite recelos y pavor a multitud de personas. 

El fenómeno Trump es increíblemente denso como para centrarse en sus numerosas declaraciones desafortunadas; por llamarlo de alguna forma. ¿Podría ser este el inicio de un nuevo orden en la política? En nuestra sociedad concebimos la relación entre la clase política y a la clase económica como una subordinación de la primera a la segunda, a pesar de la insistente pretensión de los políticos por entrar en los consejos de administración de las empresas. Ineludiblemente se deduce que la soberanía de un estado reside de forma indirecta en las personas más ricas del mismo, pero conseguirá el presidente electo del país más importante del mundo destruir al intermediario y ejercer la soberanía de forma directa.

Otro aspecto realmente destacable es la campaña del magnate estadounidense, que ha destapado las vergüenzas del sistema democrático, ya que ha conseguido su objetivo gracias a aspavientos y discursos grandilocuentes a pesar de que estos carecían de unos pilares ideológicos sólidos y acordes a los avances sociales del siglo XXI. 

Solo el tiempo podrá responder a todas estas preguntas, mientras tanto como ciudadanos pobres que somos, lo único que nos queda es cruzar los dedos y esperar que estos acontecimientos no tengan consecuencias negativas en nuestras mundanas e insignificantes vidas. 

Deja un comentario