Diario de una menduca: 34º Encuentro Plurinacional de mujeres, lesbianas, bisexuales, travestis y transexuales

Buenas tardes parces!! Al habla la corresponsal enviada a Mendoza, Argentina. Es la primera vez que escribo por aquí sobre los viajes que voy haciendo y para aquellos que no me conocéis soy La Mari aunque me llamo Bea, auqnue eso es lo de menos, vamos al lío, al meollo.

Este fin de semana pasado he tenido el privilegio, porque es lo que ha sido de asistir al 34 encuentro de mujeres en La Plata, Argentina. Todos los años se realiza una congregación plurinacional y disidente en Argentina que reúne a miles de mujeres, las cifras de este año hablan de 500.000. En la oración anterior y antes de empezar a explicar un poco que se hace en el encuentro he enfatizado dos palabras que yo no entendía al principio, siempre me preguntaba ¿a qué se referirá con eso ? Bien, la palabra plurinacional hace alusión al «grito colectivo para que se reconozca y se abrace a las regiones indígenas, originarios que habitan la tierra latinoamericana. Comunidades criminalizadas por los gobiernos no solo por una cuestión de clase, de género y de raza, sino también por una cuestión cómplice con las grandes empresas que explotan y saquean los recursos comunes y naturales. Mineras, petroleras etc cuentan con gran apoyo del Estado para desalojar y usurpar las tierras a estos pueblos originarios». Disidente viene a decir: «que se separa del partido, la religión, el gobierno o el colectivo ideológico al que pertenece, por no estar de acuerdo con su doctrina, creencia, sistema, etc..»

Después de puntualizar esto me gustaría explicar el funcionamiento del encuentro y como he acabado yendo. Desde Mendoza y hace un mes me puse en contacto con una organización y junto a tres amigas conseguimos un hueco en el bondi (autobús). Salimos el viernes por la noche y tardamos 18 horas en llegar, no os creáis que las distancias en Argentina son tan cortas como en España. Llegamos a la Plata por la tarde y nos saltamos las primeras actividades: la pañolada y los talleres que se imparten en la universidad; un repertorio de 87 talleres donde eliges los dos que más te gustan y tanto el sábado como el domingo asistes a sus «clases». Habíamos ido a disfrutar así que después de ver el ambiente (imaginaros 500000 mujeres, ver un hombre por la calle era como encontrar a Wally), cenamos y fuimos a la FestiTorta (torta aquí es lo que allí bollera), una fiesta en una nave industrial con grupos de música y cerveza.

A la mañana siguiente los talleres se impartían de 9 a 12 así que fuimos a la Facultad de Humanidades más contentas que unas pascuas a aprender sobre las relaciones afectivas, que es el taller que queríamos conocer. La coordinadora no apareció por el aula así que aquello fue una especie de terapia, desde luego fue el mejor momento de todos, cada una expuso o contó su historia, como veían ellas las relaciones, que consideraban que era una infidelidad, hablamos del poliamor… muchas cositas que mantengo en mi retina y en mi cerebro para ponerme a estudiar. Fue algo muy íntimo, sentir que todas formábamos parte de algo, que teníamos una perspectiva y visión común…

Después de esto y a las 18:00 empezó la marcha, en mi caso desfilamos con la comisión pro-aborto (aquí aun no está legalizado). Había tanta gente que en 2 horas nos movimos 4 cuadras, es decir, 4 manzanas, muy poquito; estábamos ya tan cansadas… La marcha siguió hasta el estadio donde se celebraba La Peña, otro serie de conciertos que ponían el cierre final a este encuentro. Yo por mi parte me desligué de la marcha y fui a la Catedral , como todos los años, se esperaban disturbios en las puertas y la policía se había encargado de vallar la Iglesia.

Hasta aquí mi fin de semana chicueles. El año que viene nos vemos, será en San Luis, provincia limítrofe con Mendoza.

Para más información: https://www.facebook.com/34encuentronacionaldemujeres/

Deja un comentario