Cambio Climático

-Alodia Serra-

Cada vez es más difícil negar el cambio de nuestros patrones meteorológicos pero, ¿somos conscientes todavía de que nos depara el futuro, si no frenamos esto?

A día de hoy, la temperatura media mundial es 0,85 ºC superior a la de finales del siglo XIX. Y no sólo eso, el pasado 31 de octubre, la OMS (Organización Mundial de la Salud) publicó las emisiones de CO2 en 2016: hemos superado el récord de los años anteriores, 403,3. Por no hablar del deshielo en el ártico: en 30 años, cuatro de las quintas partes del hielo, se ha derretido, provocando el incremento del nivel del mar desmedido.

Esto se debe, además de causas externas al hombre, a las acciones que hace el ser humano en la Tierra. Tala de árboles – hemos talado al rededor del 60% de la Selva del Amazonas- , emisión de Co2 con los medios de transporte, los fertilizantes y los gases fluorados.

En 2015, una pequeña ciudad de Alemania, logró lo que parecía imposible: poner de acuerdo a 196 países para que se comprometieran a frenar este cambio climático: La Cumbre de París. Para fin de siglo, las temperaturas globales no aumentarían mas del 1,5ºC.

Además, la capital española llevó a cabo medidas para reducir la emisión de CO2: los vehículos con matrícula par, solamente podrían conducir los días pares, y viceversa, al igual que en Roma.

A pesar de estas medidas, el cambio sigue muy presente. Por ello, el próximo lunes 6 de noviembre, se celebra en Alemania la 23ª Conferencia de las Naciones Unidas. Un año después de la salida de Donald Trump del Acuerdo de París, en la ciudad de Bonn -Alemania- se hablará sobre el rumbo que toman las medidas de los 196 países, después de que EEUU haya cuestionado el acuerdo que vincula a estos países para frenar el calentamiento global.

¿Qué significan estas cumbres y acuerdos para el mundo? Significa que si no podemos fin, o al menos nos decidimos a frenar este calentamiento que nos incumbe al mundo entero, las consecuencias serán catastróficas: extinción de animales, deforestación, deshielo, o incluso muertes por las altas o bajas temperaturas.

Deja un comentario