¿Bomba o cinturón?

-Áurea Rueda-

El pasado miércoles 7 de noviembre desalojan la estación de Atocha por una amenaza de bomba. La movilización tuvo comienzo en la zona del AVE de la estación de Sants en Barcelona a las 9:45 del mismo día. Dado que el tren en el que estaba la presunta bomba hacía el recorrido de Barcelona a Madrid, se decidió acordonar por seguridad la zona de la vía 1.

Los pasajeros y usuarios de los convoyes esperaron durante más de media hora, muy ansiosos, a las puertas de la estación a recibir alguna información. El miedo y los nervios marcaron la espera de las decenas de personas que aguardaban en el exterior de Atocha, sin otra información que la amenaza de bomba y, según detalla uno de los pasajeros que presenció el desalojo se trató de una situación llena de puro terror, «Ha sido muy rápido, yo estaba entrando en la estación y he visto a gente salir corriendo con maletas y la verdad me ha entrado el pánico» añade el viajero.

Finalmente lo ocurrido fue una falsa alarma producida por un objeto sospechoso con forma de granada que tras la inspección realizada por los agentes se acabó comprobando que era una hebilla que llevaba una pasajera en la maleta.

Una vez restablecido el servicio, la normalidad volvió al ritmo de la estación, sin embargo, la tensión aún seguía presente entre los viajeros. «Lo que no podemos es vivir con miedo», concluye otro pasajero.

Deja un comentario