Apocalypto

 

 

 

 

—JUAN CONTERA—Apocalypto-732074347-largeSINOPSIS

Película ambientada en la época del impero maya en la que un pequeño pueblo se ve brutalmente invadido por una fuerza enemiga de la que el protagonista, Garra Jaguar, logra escapar, emprendiendo un arriesgado viaje por lugares desconocidos y sorprendentes motivado por salvar su propia vida y la de su familia.

Aunque con esta película esperaba un argumento que reflejase la caída de una civilización como alegoría de nuestra situación actual o, al menos, un escenario histórico ajustado a la realidad, me he encontrado con un simple filme de acción en su más pura esencia, cuya única pretensión no consiste en hacernos reflexionar o mostrarnos lo acaecido siglos atrás, sino limitarse a contarnos una banal pero emocionante historia acerca de las desdichas que sufre su desafortunado protagonista, que muestra sus más humanos y profundos rasgos

apocalypto-110

Sin embargo, y a pesar de que presenta un argumento carente de interés, sentido y rigohistórico –la exageración e hipérbole que muestra de la vida de los mayas es escandalosa-,  la película está tan bien dirigida y desarrollada que acaba dando igual. A lo largo de sus más de dos horas de duración el filme resulta bastante absorbente, destacando una ambientación fantástica y la vegetación e idioma propios de los mayas –el diálogo está subtitulado, por supuesto-; sus escenas, aunque la mayoría de ellas bélicas y no aptas para sensibles; la espléndida banda sonora que nos acompaña durante el viaje que emprende Garra Jaguar; y, lo que es más importante, que cada actuación de la película consigue, pese a que el diálogo es prácticamente nulo, que te sientas identificado con la situación que viven los personajes en cada momento. Es decir: transmite emociones, y además muy intensas.

 

Por otro lado, la tensión, ascendente, juega un papel vital en la experiencia que el largometraje nos brinda, dejándonos más de una vez sin aliento. Esto, unido a la notable y sugerente actuación de Rudy Youngblood, a la increíble fotografía de Dean Semler, a la épica banda sonora de James Horner y a la buena dirección de Mel Gibson, da lugar a una película de acción bien ambientada pero sin validez histórica, que juega con las emociones del espectador y le mantiene en vilo hasta que llegan los créditos.

 

En una palabra: trepidante.

images

 

 

 

Deja un comentario