Alexander McQueen: El Verdadero Arte Del Diseño

—Laura Fernández—

Once de febrero de 2010. El mundo de la moda llora la pérdida de un revolucionario pero, sobre todo, de un genio. Lee Alexander McQueen se ahorca en su vestidor con su cinturón favorito.

alexander mcqueen

Provocador y excéntrico, Alexander McQueen tuvo muy claro desde pequeño que quería dedicarse a la moda. Savile Row, una de las sastrerías de mayor prestigio, fue su cuna y Givenchy lo lanzó a lo más alto al ponerlo al frente de sus diseños en 1996, el mismo año que fue galardonado con uno de sus cuatro premios al Mejor Diseñador Británico. Además, tenía su propia marca. Este ritmo inhumano impuesto por la necesidad de sacar colecciones para ambas marcas se matuvo cuando se pasó a Gucci y el frenetismo de una vida desordenada le agrió el carácter.

Pese a esto, sus diseños eran auténticas obras de arte, influenciadas por el teatro, la interpretación o la poesía, y sus desfiles espectáculos barrocos y memorables a los que todo el mundo quería acudir. La gran capacidad para combinar la técnica perfecta de Savile Row con elementos de la calle lo convirtió en único. Él amplió nuestra visión del potencial de la moda. Alexander McQueen fue un pionero y, sin duda alguna, inigualable. Maravilló a medio mundo y mofidicó lo hasta entonces establecido. Quizás todo esto se debiese a que, Lee, canalizaba todo lo que veía y sentía, todo el arte que conocía, hacia sus diseños.

Sin embargo, sumido en el universo de la cocaína, el acohol y los ansiolíticos el “hooligan” de la moda fue perdiendo el control de su vida. Este descontrol aumentó con el suicidio de Isabella Blow, la primera en ver en él que era un diamante en bruto y se culminó con la muerte de su madre, su pilar fundamental. Y así, el mundo de la moda lloró la pérdida de Lee Alexander McQueen. Un once de febrero de 2010, hace ya seis años.

Por esa magestuosidad su legado es incalculable. Hemos podido observar parte de su capacidad creativa en la exposición Alexander McQueen: Savage Beauty celebrada en 2015 en el Victoria and Albert Museum y conocer más de sus intríngulis a través de biografías como la de Andrew Wilson, titulada Blood Beneath de Skin. Además, en 2017 se preveé el estreno de una película sobre la vida del artista y, sin duda alguna , su historia y sus diseños seguirán formando parte de la cultura de la moda durante, al menos, mucho tiempo. Porque los verdaderos genios nunca mueren.

Deja un comentario