AGRESIÓN EN GRUPO A UNA JOVEN NEONAZI EN MURCIA

-Paula Romero Izquierdo-

El pasado lunes Lucía García, una joven neonazi murciana fue agredida en la puerta de un bar por un grupo de 12 antifascistas (chicos y chicas), habiendo sido ya siete de ellos detenidos y uno de ellos sentenciado a cumplir pena de cárcel.

El altercado se produjo en la puerta de un bar de una conocida zona de fiesta de la ciudad, y según muestran tanto el vídeo de la cámara de seguridad del bar como el que grabó un transeúnte, Lucía estaba sola en la puerta cuando de repente un grupo se acercó a ella y una de las antifascistas la empujó. Fue entonces cuando tras un breve forcejeo ambas caen al suelo y los demás integrantes del grupo empezaron a darle fuertes patadas y a gritarle peyorativos referentes a su ideología política. Tras ello, huyeron.

Según decían los medios de comunicación, (los cuales victimizan a Lucía por ser mujer pero no la criminalizan por fascista) el grupo de antifascistas le propinó la paliza porque la joven llevaba una pulsera con la bandera de España, pero poco después de empezar a ser difundido el video muchos jóvenes de Murcia decidieron pronunciarse; Lucía García no fue agredida por ese motivo, sino que tal agresión fue una respuesta a una de las “cacerías” que ella misma organizaba contra inmigrantes, antifascistas y homosexuales.

Esta joven es conocida en su ciudad como “La Intocable”, nombre con el que ella misma se denomina por ir siempre acompañada de un grupo de nazis y además ser portadora de una navaja en todo momento. Es simpatizante de colectivos como “Lo Nuestro”, grupo hermanado con el “Hogar Social Madrid”, a pesar de que niega su pertenencia a tal grupo ante los medios según las declaraciones que ha hecho.

Las redes sociales se han cargado de comentarios sobre el tema, habiendo una amplia variedad de opiniones pero siendo compartida la opinión de que los hombres que se unieron a las chicas que ya la estaban agrediendo no deberían haberlo hecho, y considerándose esto un acto de violencia machista y no lo que es: un acto antifascista luchando contra el fascismo todavía existente y que es cada vez más representado en toda la comunidad de Murcia.

He aquí el testimonio de una compañera de instituto de la agredida (pero también agresora)

 

El C.M.U. Sta. María de Europa así como este medio no se hacen responsables de las opiniones de sus colegiales.

Deja un comentario