¿A qué famoso te pareces?

-Eduardo Aznar Torres-

Como todos sabemos, esta semana han tenido lugar las II Jornadas de Antiguos Colegiales. En una de estas charlas, en concreto la del viernes, un término que sonó mucho fue el de “Big Data”; todos los que fuimos sabemos a qué se refiere, pero para los que no, os citaré su significado: “Big data, macrodatos, datos masivos o datos a gran escala es un concepto que hace referencia a conjuntos de datos tan grandes que aplicaciones informáticas tradicionales de procesamiento de datos no son suficientes para tratar con ellos y los procedimientos usados para encontrar patrones repetitivos dentro de esos datos.”

A lo que quiero llegar con todo esto no es ni más ni menos que a la autoconcienciación sobre lo que está pasando a día de hoy en nuestro mundo; por ello, os voy a explicar un caso que os va a resultar familiar, seguro.

Y es que a quién no le ha pasado que navegando por Facebook le ha saltado la típica publicación de un amigo que decía “Juan se parece a… ¡¡¡Paul Walker!!! ¡¿A qué famoso te pareces?!” Esta iniciativa surge de la empresa coreana Vonvon y como esta hay muchas otras más del tipo “a qué estrella del pop te pareces”, “qué amigo tuyo se parece más a ti”, “qué amigo jamás te decepcionará”,” qué personajes de Disney serían tus amigos”…

Pero, ¿cómo funciona esta herramienta? Igual todos lo sabemos pero nos da igual, lo importante es que al final nos diga que nos parecemos a Scarlett Johansson. Y es que al iniciar este “juego” la empresa creadora accede a todos nuestros datos personales: nombre, foto de perfil, edad, sexo, todas tus fotos, historial académico y profesional, tus likes y hasta tu dirección IP; lo mejor de todo esto es que lo hacen con tu propio consentimiento.

La polémica surge con qué hacen después con toda esa cantidad de información. Según el periódico El País, acorde con la política de privacidad de la empresa estos usarían esos datos para promocionar sus productos vía email y otros propósitos que no se especifican (eso último suena bien, pero atentos a lo siguiente que es aún mejor).

La empresa ante esto tomó la palabra y su CEO Jonghwa Kim lo desmintió explicando que solo los usan para generar los resultados y nada más. Sin embargo, en un comunicado anterior estos aseguraron que no venden o muestran la información de una forma en la que se puedan identificar a las personas; ya no parece que eso sea solo usar los datos para generar el resultado…

De igual forma, el hecho de que no vendan esos datos podría cambiar si la empresa se declarase en algún momento en bancarrota, siendo posible que otra pudiera comprarla y adueñarse de toda la información que la compañía tiene bajo su control, al igual que ha pasado ya en muchas otras ocasiones.

Tomando este caso como ejemplo, deberíamos reflexionar y pensar sobre qué es lo queremos compartir y especialmente, qué debemos compartir.

Deja un comentario