La Incertidumbre Y El Populismo Se Apoderan De Italia

-Pilar Sánchez-
Tras una campaña electoral marcada por el rechazo conservador a la inmigración, el
desempleo y la nueva y el nuevo sistema electoral, la cuarta economía de la eurozona
acudió el pasado domingo 4 de Marzo a las urnas para confirmar lo que todos los
sondeos temían; un resultado electoral sin mayorías donde las fuerzas antiestablishment
y eurescépticas han conseguido la mitad de los votos, un hito incómodo para la política
de protesta en una democracia liberal occidental.
Parece ser que a Italia le ha llegado el momento de enfrentarse a la realidad de un país
que confiaba en una crisis con final feliz, enfrentándose a Movimiento 5 Estrellas,
fundando por un cómico y un empresario de comunicación, que lucha por la presidencia
del gobierno frente a La Liga, partido ultraderechista de Matteo Salvini.
La inmigración importa, cuestión que sigue inflamando la política europea. Con Grecia,
Italia ha llevado la peor parte de los grandes movimientos recientes de refugiados desde
lugares como Afganistán, Libia o Siria. Existe una fuerte sensación de que los
principales partidos no tienen respuesta y que Italia tiene poca ayuda de una Unión
Europea a la que parece importarle cada vez menos este tema, que da la espalda y
muestra indiferencia sobre una política europea no resuelta.
Si la indiferencia a menudo causa angustia, los partidos que se posicionan hacen que
nos acabemos de asfixiar, así como La Liga o Movimiento 5 Estrellas, los cuales han
impregnado sus programas electorales de medidas en las que cabe destacar la expulsión
de 100.000 inmigrantes sin papeles al año.
El bipartidismo ha quedado en la sombra del surgimiento de los nuevos populismos y
del antieuropeísmo. Italia se ha despedido de una élite considerada por muchos
“corrupta e ineficiente”, liderada por los principales partidos autores del estancamiento
económico y financiero que sufre el país desde 2008.
Bajo el puesto interrogante de la presidencia del gobierno sustentada por los pilares de
la incertidumbre y el populismo, la primera opción del partido aparentemente ganador
M5S, será obtener el apoyo masivo del Partido Demócrata, una operación al más puro
estilo español. Sin embargo, Renzi dimite, “No pactaremos. Iremos a la oposición. Nos
separa de Salvini y di Maio su antieuropeísmo, su antipolítica y su odio verbal” Se
respira la Vendetta electoral, ya que si el toscano logra mantener el posicionamiento,
será complicado que Mattarella evite las nuevas elecciones.

Deja un comentario