Tiembla Sudamérica

-Guillermo Suárez- A la inestabilidad económica en Argentina, al retorno a la violencia en Colombia y las protestas contra el gobierno en Ecuador, se le ha sumado ayer el estado de excepción decretado en Chile a raíz de las protestas desencadenadas por el descontento de la población ante la creciente desigualdad

La Sentencia de la Discordia

LA SENTENCIA DE LA  DISCORDIA Los sentenciados por el fallo del Tribunal Supremo. De izquierda a  derecha, y desde arriba hacia abajo: Oriol Junqueras, Joaquim Forn,  Raül Romeva, Jordi Turull, Josep Rull, Jordi Sànchez, Carles Mundó,  Carme Forcadell, Meritxell Borràs, Dolors Bassa, Santi Vila y  Jordi Cuixart. La sentencia del Tribunal Supremo contra el Procès deja de lado el  delito de rebelión y adopta el de sedición para nueve de los doce  acusados, cuatro de los cuales han visto agravada su sentencia por  malversación. Como consecuencia, la violencia se adueña de Barcelona durante cinco días en un contexto de tensión entre el Gobierno central y la Generalitat en plena precampaña electoral. A las 13:00 del lunes 14 de octubre, era publicada la sentencia 459/2019 del Tribunal Supremo, con la que se impusieron las siguientes penas a los  acusados, cuyos nombres se refieren a continuación: Oriol Junqueras  (exvicepresidente de la Generalitat), trece años de prisión e inhabilitación  absoluta; Raül Romeva (exconsejero de Asuntos Exteriores), doce años de  prisión e inhabilitación absoluta; Jordi Turull (exconsejero de la  Presidencia y exportavoz del Govern de la Generalitat), doce años de  prisión e inhabilitación absoluta; Dolors Bassa (exconsejera de Trabajo de  la Generalitat), doce años de prisión e inhabilitación absoluta (todos ellos  por los delitos de sedición y malversación de fondos públicos); Carme  Forcadell (expresidenta del Parlament), once años y seis meses de prisión e inhabilitación absoluta; Josep Rull (exconsejero de Territorio y  Sostenibilidad), diez años y seis meses de prisión e inhabilitación absoluta;  Joaquim Forn (exconsejero de Interior), diez años de prisión e  inhabilitación absoluta; Jordi Sànchez (presidente de la Assemblea  Nacional Catalana o ANC), nueve años de prisión e inhabilitación absoluta;  Jordi Cuixart (presidente de Òmnium Cultural), nueve años de prisión e  inhabilitación absoluta (todos ellos por el delito de malversación); Santi  Vila (exconsejero de Empresa), inhabilitación especial de un año y ocho  meses, y una multa de 60.000 euros a pagar en diez meses; Meritxell  Borràs (exconsejera de Gobernación, Administraciones Públicas y  Vivienda), inhabilitación especial de un año y ocho meses, y una multa de  60.000 euros a pagar en diez meses; y Carles Mundó (exconsejero de  Justicia), inhabilitación especial de un año y ocho meses, y una multa de  60.000 euros a pagar en diez meses (estos tres últimos por el delito de  desobediencia, siendo los únicos acusados a los que no se les aplicó la  prisión preventiva). La sentencia, aplicada sobre todo por los hechos del 20 de septiembre  (obstrucción de la investigación del Departamento de Economía de la  Generalitat que iban a realizar funcionarios del Juzgado de Inspección  número trece de Barcelona, con daños a vehículos de la policía) y del 1 de  octubre (celebración del referéndum) de 2017,  se alcanzó finalmente por  unanimidad, siendo muy próxima a la solicitud de la Abogacía del Estado  (en la persona de Consuelo Castro), salvo en lo que respecta a los tres  imputados a los que no se ha impuesto pena de prisión, para los cuales  solicitaba siete años de prisión. Todo ello a pesar de la petición de la Fiscalía General del Estado (siendo su máxima representante María José Segarra)  de una pena más estricta contra los doce procesados (siete años para los  tres anteriormente mencionados, veinticinco para Junqueras, y entre  dieciséis y diecisiete para el resto). Esta divergencia de opiniones estribaba en la consideración del delito desde dos puntos de vista (también se planteó el delito de organización criminal, pero finalmente se les absolvió del  mismo): el del delito de rebelión, recogido en el artículo 472 del Código  Penal, consistente en un delito contra la Constitución; y el de sedición,  pormenorizado en el artículo 544 del Código Penal y referido a un delito  contra el orden público. Finalmente, terminó triunfando esta última